lunes, 6 de febrero de 2017

Château Bernadotte 2010.




La propiedad que hasta el año 1997 se conocía como Château Fournas, se convirtió cumpliendo un homenaje al primer titular histórico del dominio en Château Bernadotte. De hecho, fue Marshal Bernadotte, hombre que gozaba de favores provenientes de la aristocracia de la época quien fundó la bodega en el término municipal de Saint-Sauveur. En épocas más recientes el devenir de esta bodega bordelesa ha estado en manos de Curt Eklund, que lo adquirió en el año 1973, conservándolo hasta que en 1997 pasara a manos de Madame de Lencquesaing, titular también de Château Pichon Lalande, en Pauillac. A partir de entonces se acomete una renovación importante en la bodega y en Diciembre de 2012 vuelve a ser traspasado, esta vez al grupo King Power, actual propietario.
Con treinta y cinco hectáreas de viñedo, asentadas en suelos de composición de arena y grava, con base de arcilla, la añada 2010 de esta maison del Haut-Médoc se elabora con una conjunción varietal de las castas cabernet sauvignon, poco más del cincuenta por ciento, y merlot, con el aporte de maduración en madera de roble francés, que en función de la añada y de los criterios de los responsables enológicos oscila entre los doce y los dieciocho meses.
En copa parada afronta un cromatismo apicotado de buena intensidad, reflejos púrpura, nariz que recibe en la proximidad aromática nostalgias de fruta negra y roja en sazón, algunas flores rojas y un punto balsámico que fluctúa entre recuerdos de regaliz y menta, buen tostado final y una milonga olfativa menos marcada que apunta a evocaciones torrefactas, tostados procedentes del roble que le da crianza. Boca golosa, elegante en el despliegue, con buenas señas de acidez, un punto cálido bien integrado, con los taninos maduros y jugosos, seña de persistencia en clave media alta. Tiene buen equilibrio y en su retronasal hay sensaciones que recuerdan a ciruelas negras y rojas, arándanos, rosas rojas y balsámicos finos, con un tono aquí y ahora ligeramente especiado y un final que redondea hacia memorias tostadas.
Lo califico en esta añada 2010 entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario