martes, 14 de febrero de 2017

Celler Roig Parals Camí de Cormes 2008.




Vino tinto monovarietal elaborado con uvas de la casta cariñena, samsó, procedente de viñas centenarias con asiento en suelos de composición arenosa en mayor proporción, con aportes complementarios arcillosos y limosos. Influencia mediterránea, con vientos secos del norte. Tras la vendimia manual se procede con una conservación en frío de las uvas durante un día, siguiendo con despalillado, maceración prefermentativa a diez grados durante dos jornadas y un fermentado alcohólico que se extiende durante veintiocho días y que tiene lugar en depósitos de acero inoxidable bajo control vigilado de temperatura. Maduración de doce meses en barricas de madera de roble frances de cuatrocientos y quinientos litros.
Me llega esta añada 2008 de Camí de Cormes y con el descorche inicio un primer servicio con tiempo de aireación en copa. En copa parada afirma un cromatismo apicotado de buena intensidad, con matices y reflejos grana e incipientes rubídeos. Nariz franca, tras unos minutos de paciencia que buscan la apertura aromática, sobresalen nostalgias de fruta roja confitada y ligeramente licorosa, fondos tostados suaves, torrefactos, y un eje balsámico que habla de regaliz. En una segunda aproximación olfativa insiste en el repertorio mencionado, añadiendo al final un punto que recuerda piedra húmeda. La boca es consistente desde el primer minuto, arranca con golosidad y ese guiño licoroso, hay un punto de calidez bien integrado y extiende con longitud su perfil de acidez. Taninos maduros, buen punto de persistencia. Retronasal que habla de cerezas, ciruelas, guindas, algunas flores rojas y violetas de final de verano, pimienta y regaliz, con una nota tostada menor y en el final un buen gesto de mineralidad representado por recuerdos de roca, pedernal.
Lo califico en esta añada 2008, catado en febrero de 2017, entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario