lunes, 20 de febrero de 2017

Celler Masia Can Tutusaus Bivac 2016




Proyecto iniciado en el año 1986 por Joan Badell i Badell, aunque los orígenes históricos del dominio se remontan al siglo catorce. En la actualidad se utilizan métodos de cultivo ecológico, y las labores profesionales de enología corren a cargo de Raimon Badell y Ferrán Gil. Fruto de esas labores surgen vinos como este blanco, elaborado con una base mayoritaria de uvas de la casta xarel.lo y un ajuste complementario, aproximadamente en una proporción del veinte porcentual, de viognier. Añada 2016 que marca un perfil de vino sin aporte de madera, con una fermentación alcohólica desplegada en depósitos de acero inoxidable bajo control de temperatura.
Plantea en copa parada un cromatismo amarillo pálido brillante, con algunos reflejos verdosos muy suaves, nariz que plantea recuerdos de fruta blanca y cítricos, algunos retazos florales en segunda instancia, con un fondo balsámico y un epílogo aromático que expresa evocaciones herbales.
Hay algunos guiños de cereal, aunque de menos intensidad que el resto.
La boca despliega un medio punto de acidez, tiene la misma condición en cuanto a frescura, y tal vez pueda sugerir en lo que a esta añada se refiere un escalón más arriba en cuanto a alcance y llegada en el final. Matices untuosos en el avance, con una persistencia que pretendería más alzada y una retronasal que habla de limón y manzana, heno y un guiño de hinojo, con cierta sensación de lecho láctico menor. No alcanza el final con el ritmo sostenido que siempre busco y admiro en este tipo de vinos. Lo califico en esta añada 2016 como recomendable, más por su condición correcta que por el reivindicable y no logrado ritmo sostenido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario