jueves, 16 de febrero de 2017

Celler La Salada La Fusta 2015.




El enólogo Toni Carbó elabora este vi de taula de Subirats de modo monovarietal, con uvas de la casta xarel.lo, acreditando una maduración que se prolonga durante seis meses en barricas de varios usos de madera de castaño y en otra proporción en depósitos de acero inoxidable. El trabajo con las lías se cumple y se expresa con franqueza durante la cata gustativa del vino.
En copa parada muestra un color amarillo pajizo intenso, con algunos reflejos dorados, sensación óptica concentrada, con perfil de vino natural. La nariz alberga recuerdos de fruta cítrica, algunas evocaciones de ciruela claudia madura, flores y guiños acompotados ligeros. En el centro de la fragancia se expresan testigos aromáticos que me han recordado a especiados y hierbas aromáticas, naturaleza silvestre. Menor retorno de tostados. Boca golosa, abre con perfil muy frutal, paso graso medio alto, con la traza de acidez bien delineada, en el paladar aprecio un apunte cítrico que hace salivar. Buena persistencia, con la retronasal que habla de limón y compota de frutas, membrillos y ciruelas claudia, algo de manzana, dejando en segundo plano algunas señas de pétalos florales blancos y amarillos. Pimienta lejana y más intensidad de evocaciones a almendras y piñones tostados. Finaliza con un efecto de matorral de monte bajo, más lejano que el resto de descriptores.
Un vino que expresa complejidad y que dentro de un perfil de trago fácil y cierta rusticidad, admite más de un aplauso de satisfacción.
Lo califico en esta añada 2015 entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario