martes, 21 de febrero de 2017

Celler Arché Pagès Sàtirs Blanc 2016.



Tras cinco generaciones familiares dedicadas a la viticultura, desde el año 2004, los Arché Pagès elaboran sus propias referencias, incluyendo este vino blanco seco monovarietal de la casta macabeu, fruta que se vendimia en parcelas de la propiedad, cuyas viñas acreditan una antiguedad de veintisiete años y se encuentran asentadas en suelos de componente granítico.
Tras una vendimia manual, se procede ya en bodega con un proceso tradicional de vinificado, que incluye una fermentación alcohólica en depósitos de acero inoxidable mediando control de temperatura. Esta fase dura poco más de veinte días, y tras una suave clarificación y filtrado, comienza una breve crianza con sus lías, que se prolonga durante dos meses.
Tras el descorche y primer servicio, describe un cromatismo amarillo de notable intensidad y brillo, con algunos reflejos acerados de menor presencia, nariz que deja nostalgias cítricas, con algún guiño pendular de pera roja, piña y manzana, suaves testigos aromáticos de pétalos florales, nota de piñones y arbustos silvestres, camomila y algún escenario de hinojos. Tiene hacia el final memorias de mineralidad en clave salina.
La boca se muestra suave en el arranque, buen tono de acidez, un punto graso en el avance y la persistencia bien representada, alcance y llegada al final de la cata, manteniendo cierta viveza. Retronasal que habla de similares registros a los comentados durante la descripción de la fragancia, fruta blanca y cítricos, flores y algún retazo de frutos secos, evocaciones silvestres y balsámicos, finalizando en ese ajuste generoso de influencia salina, que como recurso de mineralidad prolonga su capacidad expresiva.
Lo califico en esta añada 2016 entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario