viernes, 24 de febrero de 2017

Bodegas Muga Blanco 2016.





Nueva añada, la correspondiente a la vendimia 2016, de esta referencia de Bodegas Muga que pude degustar durante una cata en el establecimiento Entrecopas de la localidad riojalteña de Haro. Para la ocasión Pablo, uno de los propietarios y chef de este local de restauración, seleccionó una armonía consistente en una tapa de setas, que le fue de mil amores a un vino blanco seco elaborado con una base varietal mayoritaria de la casta viura y pequeños aportes complementarios de malvasía y por vez primera garnacha blanca. Esta es la novedad del blanco fermentado en barrica de la bodega del Barrio de la Estación, apuesta ecológica por una variedad que aporta personalidad floral al conjunto, junto con una mayor sensación gustativa en cuanto a cuerpo y estructura.
Fruta que se vendimia en parcelas con suelos de composición arcillo calcárea y aluvial, con transporte en frío a la bodega y allí tras ocho horas de maceración en prensa, inicio de la fermentación alcohólica que tiene lugar en barricas de madera nueva de roble francés. Permanencia posterior sobre lías durante tres meses, antes de realizar el embotellado.
En copa parada exhibe un cromatismo amarillo pajizo de notable intensidad y brillo, con reflejos verdosos, descubre en la proximidad aromática recuerdos de fruta cítrica, algún esbozo de manzana y una continuidad floral que se alinea con evocaciones especiadas dulces y un guiño entre láctico y pastelero, con equilibrio y frescura. La boca abre con jugosa expresión, la fruta predomina en el paso, buen tono de acidez y frescura, marcando en el alcance del paladar con mayor intensidad los retornos florales. Hay untuosidad en clave media alta y en esta añada percibo con más claridad que en otras de esta misma referencia, la influencia de las lías. Llegada y alcance, muy buena persistencia, dejando en la fase retronasal notas que evocan limón, manzana y pera, con flores blancas y amarillas, ramillete nupcial, estableciendo en y aquí más que en la fragancia un gesto balsámico, hinojo, algo de heno y en el final sensaciones de vainilla y pastelería.
Lo califico en esta añada 2016 como muy recomendable.
Creo que la inclusión de la garnacha blanca en el conjunto, es todo un acierto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario