jueves, 23 de febrero de 2017

Bodega Contador A mi Manera 2016.




La explosión de fruta de Benjamín Romeo se llama A Mi Manera y tiene como alma las uvas de tempranillo que el vitivinicultor sonserrano cultiva en fincas como San Pablo, Los Corrales y La Liende. Terrenos aluviales y arcillo calcáreos influenciados por un clima continental suave y que acreditan como media un rendimiento de kilo y medio por cepa.
La maceración carbónica de Romeo se apuntala mediante un proceso de tratamiento en frío durante tres días, antes de proceder a la fermentación que se prolonga durante siete jornadas bajo control de temperatura. Fermentado de uva entera, con el dióxido de carbono influyente y el mosto del interior del fruto acompañando al proceso. Son las enzimas glicolíticas quienes actúan dando luego a un vino con poca expresión tánica y en cambio un maravilloso y escultural impresionado frutal.
Con la ayuda de tinos troncocónicos de madera con una capacidad de diez mil litros, Romeo nos traslada un vino que en esta edición de añada 2016 y en copa parada esgrime un cromatismo apisonado intenso con reflejos violáceos, nariz ensalzada por nostalgias de cerezas, ciruelas negras, arándanos, moras y frambuesas, algunos estribos florales en segunda instancia y en el fondo una evocadora nota balsámica que me recuerda a regaliz y que pronuncia su potencial de fragancia. Lozanía y mucha fruta. Abre la boca con una jugosa sensación bien prolongada, desliza una traza de acidez bien delineada, aporte de músculo y viveza, diversión por los cuatro costados. Sabrosa ducha de fruta, con longitud y alcance. La retronasal habla de frutos rojos y negros en sazón, punto de flores violetas y ese escultural guiño balsámico que acompaña su cata hasta el final y más allá.
Lo califico en esta añada 2016 entre muy recomendable y más que muy recomendable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario