domingo, 22 de enero de 2017

Tierra Agrícola Labastida Fidel Tinto 2008.




Rodrigo Fernández y su Fidel tinto en edición de añada 2008. Un homenaje personal a dos de las castas varietales legendarias de la denominación de origen Rioja, la garnacha y la graciano, y a Fidel, uno de esos hombres viticultores cuyo trabajo y esfuerzo pusieron un grano de arena en la grandeza de una zona en donde el vino es religión. Fruta vendimiada en parcelas propiedad de la bodega, con una proporción paritaria de las dos variedades mencionadas, despalillado y sangrado con fermentación alcohólica en barricas de doscientos veinticinco litros y tinos de madera, maloláctica en roble americano y crianza de entre doce y dieciséis meses en barricas de doscientos veinticinco litros. En copa parada pincela un cromatismo apicotado de buena intensidad, con reflejos grana, afianzando en nariz nostalgias de fruta roja en sazón, algún guiño floral suave, tostados y especiados dulces y fondo goloso y balsámico. Hay un tono licoroso bien marcado en el que la fruta planta su protagonismo, con  una fragancia amplia y ligeramente silvestre. Endrinas que aparecen en una segunda cercanía olfativa a la copa, recuerdos plenos de una fruta que ensalza la personalidad de la zona alavesa de la denominación de origen Rioja, marcando en boca una sabrosa acidez, un paso goloso y jugoso, con alguna seña de calidez pero con la frescura bien emplazada. Sustancioso, lleno de viveza, los taninos se exhiben jugosos y afinados, buena persistencia, alcance, llegada y un guiño que en el paladar marca tonos florales. Es un vino con una vía retronasal que habla de cerezas, ciruelas rojas, confituras y licorosidad, arbustos primaverales, regaliz y frutos secos tostados, pimienta y clavo. Finaliza con una buena inyección de sapidez, amplio en su proyección, equilibrado, una estupenda y elegante añada. Lo califico como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario