viernes, 6 de enero de 2017

Gastronomía: Rosco de Reyes / Pastelería Ibáñez Gozona -Tolosa.



Sabe mucho mi admirado Miquel Sen sobre historias y tradiciones gastronómicas. El día pasado pude disfrutar leyendo uno de sus artículos que versaba sobre los orígenes y la evolución del goloso rosco de Reyes, esa pieza pastelera que año tras año comparece en nuestras mesas familiares en ese día cargado de ilusión y regalos. Algunos incluso realizamos el costoso ejercicio de comer varias veces, antes y después de, alguna porción golmajera de lo que Napoleón bautizó como galette des rois.
Mis bendiciones de este año van hacia la localidad guipuzcoana de Tolosa, y en concreto a una obrador pastelero con historia, Ibáñez Gozona, que ha querido que de modo totalmente desinteresado pruebe y escriba sobre su golosa creación. Con relleno de nata y con el aditamento de fruta escarchada y la verde y por ende teñida calabaza, me encuentro con un pastel sabroso, fresco y jugoso, de los que se comen sin prisa pero sin pausa, hasta que encima de la bandeja no queda miga alguna. Harina de fuerza, levadura y agua de azahar que no falten junto al azúcar en granillo, compostura e ilusión que elevan el espíritu.
La pastelería tolosarra sabe lo que es edificar un rosco de reyes y la prueba salta a la vista. En casa todos la hemos saboreado y disfrutado, sin concesiones y bien acompañada por un chocolate de piedra a la taza y en mi caso también por una copa beatífica de un vino dulce de moscatel de grano menudo.
Más que muy recomendable, hay que probarlo.






No hay comentarios:

Publicar un comentario