jueves, 12 de enero de 2017

Champagne Hugues Godmè Blanc de Noirs Brut Grand Cru.




No es casualidad que la familia Godmè esté emparentada con la viticultura desde el siglo diecinueve. Desde el abuelo, pasando por el padre, y continuando con Hugues, el hijo, las burbujas en Verzenay tienen algo que ver con este clan de hombres de campo, engarzados en una pasión y como en el caso del actual propietario de la maison, enamorados del viñedo. El estilo y filosofía personal de Hugues hacen que sus champañas, como este blanc de noirs brut grand cru, conviertan la cata y degustación en un viaje por elegancia, frescura y fruta. Pleno equilibrio lleno de un satisfactorio empuje de sabor. Cultivo biodinámico en el campo, uso de levaduras indígenas, sin afinados ni filtrados, uso de madera para vinificar, trabajo con lías, selección de fruta y parcelas, suaves dosages y once hectáreas de viñedo a disposición del elaborador. Monovarietal de la casta pinot noir, con una proporción de seis gramos por litro en el dosage, y un cincuenta porcentual de vinificado en madera.
En copa parada pincela un cromatismo amarillo brillante y pajizo con intensidad dorada y algunos reflejos cobrizos ligeros, buen despliegue de burbuja fina, la nariz abre con recuerdos cítricos y de frutos rojos en sazón, segunda instancia con especiados, panadería y algún matiz de frutos secos que evoca nuez y almendra. Aire salino en el epílogo, buena complejidad y significada influencia de la madera, aunque siempre manteniendo viva la fragancia de la pinot noir que le da la luz. Boca plena en matices frutales, buen avance con retornos gustosos de frescura, untuosidad en el recorrido, suave e intenso en cuanto a sus parámetros de acidez, por momentos parece afilada pero termina mostrando una magnífica integración en el conjunto. Envolvencia, con una estupenda condición de vino blanco por detrás de su identidad de champaña. Persistente, con longitud y alcance, en su retronasal insiste en nostalgias de limón y grosellas, con un suave apunte de manzana y madroño, vainillas y levaduras, tostados que se definen por un vaso comunicante hacia retornos de frutos secos. Finaliza con un guiño balsámico y una pronunciada racha de salina mineralidad.
Lo califico entre muy recomendable y más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario