jueves, 19 de enero de 2017

Carlo Hauner Hierà 2014.




Vino tinto acogido a la indicación geográfica protegida Terre Siciliane que se elabora con una conjunción varietal en la que la base mayoritaria corresponde a la casta Alicante, dejando proporciones menores para la nocera y la calabrese, esta también conocida como Nero d´Avola. 
Detrás de él se esconde la leyenda de un hombre peculiar, creativo y emprendedor, que desde su Brescia natal y con sólo veinte años de edad logró exponer una obra pictórica propia en la Biennale di Venezia. Carlo Hauner fue un gran pintor durante gran parte de su vida, pero tras descubrir en los comienzos de la década de los años sesenta las Isole Eolie, quiso emprender un proyecto vitivinícola propio y cargado de personalidad, eligiendo para ello Santa Marina Salina. Allí empezó su especial pasión hacia la varietal malvasía, y de esa unión existencial entre hombre y viñedo nació el Hauner del vino, que con esfuerzo e innovación logró fama internacional, ascenso en el que tuvieron mucho que ver algunos críticos del sector. Sus elaboraciones llegaron a los mejores establecimientos de restauración de Japón, Estados Unidos de América, Francia, Italia ó Reino Unido.
Hauner falleció en el mes de Febrero de 1996, dejando un legado que su hijo Carlo administra en el presente, con la inestimable ayuda de Gianfranco Sabbatino. 
El Hierà 2014 de esta bodega siciliana, acredita una maduración en barricas de roble que se prolonga durante seis meses, con tres meses de afinado en botella antes de su salida al mercado.
En copa parada exhibe un cromatismo apicotado intenso con reflejos púrpura, nariz en donde surgen recuerdos de fruta negra en sazón, segunda instancia floral y ligeramente silvestre, con balsámicos centrales y un fondo final que recluta evocaciones de hoja de tabaco y bombón inglés. Buena complejidad en la fragancia, esbozando un arranque en boca que deja señas de concentración frutal, sugerente traza de acidez, despliegue de frescura, con ducha de fruta en el paladar, músculo y viveza. Taninos jugosos y marcados, expresa un punto sabroso de astringencia que prolonga su personalidad on buena integración de esa sensación en el conjunto.
Es un vino dinámico, no apto para aburridos ó bebedores compulsivos. Hace salivar y la primera copa pide una segunda. Estupenda seña de persistencia, con la retronasal hablando de ciruelas negras y arándanos, violetas y matorral de monte bajo, mentolados y regaliz, cacao y un guiño de tabaco. Buena sapidez, alcance y llegada, plena consistencia. Lo califico en su añada 2014 entre muy recomendable y más que muy recomendable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario