viernes, 20 de enero de 2017

Albet i Noya Rión 2014.




En su particular proyecto de recuperación de antiguas varietales, en la bodega Albet i Noya tuvieron muy en cuenta a la bisabuela de Josep María y Toni, actuales propietarios del dominio. Marina Rión da nombre a un vino blanco seco, elaborado con una fruta que se recolecta de modo manual en la parcela denominada Vinya del Félix, localizada a trescientos metros de altitud sobre el nivel del mar y asentada en un terreno de componente arcilloso calcáreo, con exposición cardinal sur. Métodos de cultivo ecológico en campo y unas uvas de Marina Rión que cuando llegan a bodega son sometidas a una maceración en frío y a un prensado neumático, precursores de un posterior proceso de fermentación alcohólica en depósitos de acero inoxidable, bajo estricto control de temperatura.
No me ha resultado una uva demasiado expresiva, correcta en su complejidad primaria, deslizando en copa parada unos tonos cromáticos amarillo pajizos con reflejos acerados y suaves verdosos, nariz que deja recuerdos de fruta cítrica y blanca con hueso, cierta sensación silvestre, herbal, con señas balsámicas en el centro del perfume. Boca golosa, bien amparada por una sabrosa y prolongada acidez, envolvencia en media intensidad, con alcance y llegada. La retronasal recluta evocaciones de limón y pomelo, ciruelas claudia maduras y melocotón de viña, guiño untuoso, con buen repertorio de hierbas aromáticas y un frente balsámico que prolonga su expresión.
Lo califico en esta añada 2014 entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario