miércoles, 21 de diciembre de 2016

Vinyes d´Olivardots Blanc de Gresa 2013.




Conjunción varietal de tres castas, la garnacha blanca como base mayoritaria, garnacha gris y cariñena blanca, uvas procedentes de viñas viejas que acreditan una edad media de entre noventa y ciento diez años, asentadas en suelos de origen aluvial, composición de arena y cantos rodados.
Tras la vendimia manual, se inicia la vinificación en bodega mediante una premaceración en frío usando cámara frigorífica y siguiendo con una pelicular en depósito, siempre manteniendo una baja temperatura. Fermentan las garnachas y maduran en barricas de madera nueva de roble francés de quinientos litros, durante un tiempo de ocho meses, junto a sus lías, procediendo con battonage de modo periódico. En lo que respecta a la cariñena blanca, fermenta en tinas de acero inoxidable, manteniendo el contacto con las lías hasta el instante mismo de realizar la fusión con las garnachas.
En copa parada esgrime un cromatismo amarillo pajizo brillante con reflejos dorados, la nariz envía recuerdos de cítricos, manzana golden ligeramente horneada, membrillo y ciruelas claudia en sazón, apuntes silvestres y anisados en segunda instancia, finalizando con evocaciones de granito.
Boca sustanciosa desde el arranque, con una buena traza de acidez prolongada y sostenida, inevitable y placentera untuosidad, influencia de las lías, expresando en el paladar algunos apuntes de licorosidad, y afianzando una sabrosa persistencia. Retronasal que insiste en descriptores amplios de fruta cítrica, limón y pomelo, golosa nota de membrillo, seña de manzana y una continuación en la que hinojo y arbustos se cruzan, desembocando en un epílogo mineral, roca. Intenso y potente, uno de esos vinos que no afearían una armonía alimentaria con una buena ración de carne, huyendo de purismos y academicistas complejos.
Lo califico en esta añada 2013 entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario