domingo, 25 de diciembre de 2016

Vini Viti Vinci Coulanges la Vineuse Bourgogne 2014.



Nicolas Vauthier y sus vinos naturales, un hombre apasionado por esta parcela de la cultura vitivinícola con un proyecto que nació desde el establecimiento Aux Crieurs, bar de vinos de su propiedad que regentó con éxito durante unos años y que fue uno de los primeros locales de vinos naturales de Francia. Tras ese periodo, decidió un día vender el negocio y comenzar una nueva aventura al frente de una bodega micro negociant, buscando la popularización de las apelaciones menos apreciadas en la zona del norte de Borgoña. Chaply es una de ellas, y este Coulanges la Vineuse en edición de añada 2014 responde a un concepto natural y monovarietal de la uva pinot noir, con cultivo biológico en campo y elaborado con fruta vendimiada de modo manual en cepas asentadas en suelos de composición arcillo calcárea.
Con las uvas ya en bodega se procede con un vinificado que incluye fermentado en barricas y cubas, con trasiegos y sin filtrados ni clarificados. Vauthier quiere que la expresión de sus patrocinados sea limpia, con la fruta encaramada en primer plano, con la golosa sensación de estar delante de un zumo de fruta roja que ha fermentado. Y en realidad, la expresión de esta pinot noir es tan franca, como a ratos rústica, desnuda, directa. El bajo contenido fenólico de la varietal se traduce en la imagen en copa parada, cromatismo suave, picota claro en intensidad, reflejos malva y violáceos, un punto turbio, con la nariz desplegando recuerdos de fresas de mata y frambuesas, algunos registros florales rojos y violetas, centro balsámico no marcado en exceso. De la simpleza en la fragancia, surgen en segundas aproximaciones olfativas evocaciones cítricas, alguna clementina, alguna confitura de melocotón. Pero en cualquier caso es la fruta roja quien enarbola su bandera, franca, cercana.
Boca golosa, con eso que algunos denominan chucherías, golosinas infantiles, frescura y una acidez de media nota, baja proyección de los taninos, jugosos pero simples. Hay en la vía retronasal un guiño que acompaña a las frutas rojas y que recuerda a yogur, lácteos que junto al punto balsámico prolongan su expresión. Lozanía y diversión.
Lo califico en esta añada 2014 entre recomendable y muy recomendable.
No todos los vinos borgoñones llevan impresa la gloria del roble.

No hay comentarios:

Publicar un comentario