viernes, 30 de diciembre de 2016

Denis et Florence Dubourdieu Clos Floridene Blanc 2012.





Dicen que para Denis Dobourdieu no hay vino menos satisfactorio que aquel que sólo sirve para catar , diferenciando en ese sentido entre los vinos de ensayo y escupidera y aquellos cuyo placer al probarlos es directamente proporcional al que acreditan al beberlos. No sólo estoy de acuerdo sino que creo en la necesidad de enlazar el gusto por el vino con la realidad de ver cómo el nivel del interior de la botella va descendiendo a medida que los servicios en copa se suceden entre plato y plato ó mediando una conversación de amigos. De hecho este Clos Floridene, vino blanco de Graves, tiene precisamente ese perfil. Un vino fácil de beber, sin exceso de complejidad, fresco y directo. Sauvignon blanc, semillon y una proporción mínima de muscadelle, fruta vendimiada en parcelas que acreditan suelos de composición calcárea, con un proceso tradicional de vinificado que finaliza con una maduración de ocho meses en barricas de madera de roble francés, que se renuevan en una proporción del veinticinco por ciento anualmente.
En copa parada exhibe un cromatismo amarillo pajizo brillante con reflejos dorados, nariz con destellos de fruta cítrica ligeramente confitada, melocotón de viña y manzana, ciruelas claudia y algún atisbo de almendra tostada, vainilla y un guiño balsámico no marcado en exceso.
Boca fina en el arranque, avance goloso, estilizada y prolongada traza de acidez, despliega frescura y un buen punto graso, con el paso equilibrado y una destacable estructura. Envolvencia y persistencia, con la retronasal amplificada en semejantes descriptores que los expresados en la vía aromática, con especial marca de pomelo y limón, brisas de fruta blanca con hueso y especiados dulces, balsámicos y tostados completando la exhibición. Lo califico en esta añada 2012 entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario