miércoles, 21 de diciembre de 2016

Château Montlandrie 2011.




Aunque la historia de Château Montlandrie se remonta a inicios del siglo XIX, su presente está ligado a Denis Durantou, propietario de Château Leglise Clinet, quien lo adquirió en el año 2009. Con doce hectáreas de viñedo en propiedad, cepas de las tres castas tradicionales de Burdeos, predominando la merlot y una reciente incorporación de la cabernet sauvignon, año 2013; los suelos sobre los que se asientan las viñas tienen una composición arcillosa y caliza. Condicionantes muy similares a los de Saint-Emilion, su proceso de vinificado acredita medios tradicionales y en su maduración de catorce meses hay espacio para una proporción del cincuenta por ciento de madera nueva de roble francés. Setenta y cinco por ciento de la casta merlot, dejando la proporción restante para la cabernet franc y ofreciendo un cromatismo apicotado de notable intensidad, con reflejos púrpura y grana. Asoman en la proximidad aromática recuerdos de fruta roja en sazón, con algunos tonos de segunda instancia que evocan retornos balsámicos, regaliz, dejando en otra parcela sugerencias tostadas y especiadas. No es un vino que acredite demasiada complejidad en la fragancia, aunque siempre es la fruta quien domina, sin que se precise demasiada aireación previa. La boca arranca con suavidad, paso dotado de fluidez, hay buena sensación de fruta y acidez, certera envolvencia de grado medio, equilibrado y con una estructura bien armada. Taninos maduros y pulidos, media nota en cuanto a su persistencia. La retronasal habla de cerezas y ciruelas rojas, madera de cedro y vainillas, abriendo en el final descriptores de regaliz y un buen tono de sapidez.
Lo califico en esta añada 2011 entre recomendable y muy recomendable.
Me gusta la sensación que da de elevar la fruta a primer término, siempre por encima de la influencia del roble francés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario