jueves, 15 de diciembre de 2016

Celine et Philippe Wies Domaine La Petite Baigneuse Juste Ciel ! 2014.



Hay sensaciones que cuando te acercas a un vino terminan por desconcertar al catador. En lo que se refiere a vinos blancos no es la primera vez que bajo el estandarte del naturismo vinícola, se me plantean dudas al respecto de si lo que tengo delante en el interior de la copa es un vino ó más bien una especie de sidra vinosa en donde la manzana planteara alguna dosis de protagonismo difícil de interpretar. Me ha sucedido con esta edición de Juste Ciel ! que Domaine La Petite Baigneuse, comunión varietal de macabeo y garnacha gris, presentada en el mercado bajo un concepto de vino natural sin sulfitos, elaborado con fruta vendimiada en cepas asentadas en suelos de esquistos, que tras el descorche descubre con cierta timidez sensaciones apacibles pero huidizas de fruta cítrica ligeramente confitada, gajos limoneros, algún ajuste de fragancia a pomelo, flores blancas y amarillas en segunda instancia, y algún detalle balsámico menos marcado. No apunta mucha complejidad en el perfume, y en el contexto del arranque en boca sustenta bastante ligereza, dominando aquí puntos evocadores de fruta blanca, manzana, notas que plantean una suave traza de acidez, media frescura, sin que los detalles varietales parezcan incidir en su avance. Bastante fluidez, va de más a menos, y acaba decepcionando en lo que a alcance y llegada demuestra. La retronasal habla de fruta blanca y cítricos suaves, pétalos florales blancos y amarillos, gesto débil de hinojo y en hacia el epílogo un trémulo atisbo de mineralidad que sin embargo no me ha resultado ni prolongado, ni sostenido.
Es uno de esos vinos que tras el calificativo de natural, no exhibe suficiente carga de fruta, tampoco intensidad. En su estampa en copa parada hay un cromatismo amarillo pálido con algunos reflejos verdosos, y un punto turbio que personalmente no acaba de convencerme.
Decepción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario