jueves, 22 de diciembre de 2016

Can Ràfols dels Caus Terra Prima Negre 2012.




Hace ya un tiempo desde que pude catar y degustar esta misma referencia, en concreto en la añada correspondiente al 2007. Y como en aquella ocasión sería bueno comenzar mi crónica de impresiones sobre este vino, aludiendo a la lucha impertinente y gratamente obstinada que Carlos Esteva libró en el pasado hasta conseguir que el indecente proyecto de instalar una cantera en los parajes del Parque Natural del Garraf se viniera abajo. Para ello el propietario de Can Ràfols dels Caus adquirió los terrenos en propiedad, salvando a ese bello paraje natural de una más que segura degradación. Conseguida la victoria, y en compañía de Anna Baqués y Peter Schoonbrood se puso manos a la obra para elaborar esta referencia, Terra Prima, un vino tinto cuya mayor virtud reside en la sabrosa fluidez y en la personalidad divertida de una fruta amable y que atesora una indudable calidad. Base mayoritaria de cabernet franc, con aportes complementarios de garnacha y syrah, fruta que a buen seguro podemos saborear en gran medida gracias al combate que Esteva supo desplegar hasta las últimas consecuencias contra quienes pretenden dejarnos sin naturaleza. A veces el romanticismo bien entendido da buenos frutos.
Maduración de doce meses en barricas de madera de roble francés y en copa parada un cromatismo apicotado de buena intensidad, con reflejos púrpura y grana, deslizando en la cercanía aromática nostalgias de fruta negra y roja en sazón, apunte silvestre y floral en segunda instancia, centro de fragancia balsámico y un sugestivo punto final que nos habla de mineralidad, aires de pedernal. La boca abre con sustancia, fruta negra protagonista, media alta enseña de acidez, fluidez y el balance de la madera que se deja sentir sin nublar la personalidad de la fruta. Buena persistencia, con llegada y alcance, dejando en la retronasal evocaciones de moras y ciruelas negras, alguna cereza, arbustos de monte bajo, guiño ligero de olivas negras, regaliz y en el epílogo los signos del terruño, roca seca.
Lo califico en esta añada 2012 como muy recomendable.
Fácil de beber, un vino con personalidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario