viernes, 2 de diciembre de 2016

Bodegas Lerma Gran Lerma Finca El Borro Tempranillo 2011.





Agradezco a todo el equipo profesional y humano de Bodegas Lerma su desinteresada colaboración con este espacio divulgador de la cultura del vino, mediando el envío de varias referencias, algunas de las cuales ya caté y comenté en este blog, en entradas precedentes. Bajo la responsabilidad enológica de Oscar Navarro, este Gran Lerma, responde al calificativo de vino de autor, el mismo que suelo criticar por no ser de mi gusto. Es un hecho que todos los vinos tienen uno ó varios autores, y en mi opinión, ese concepto desvirtúa en alguna medida lo que yo entiendo por vino, que no es sino la consumación de varios factores, muchos de ellos incluso más relevantes que la mano del hombre.
Hecha la crítica, que como siempre pretendo que sea constructiva, añado que estamos delante de un vino tinto monovarietal de la casta tempranillo, en cuya elaboración hay espacio inicial para pequeños depósitos en donde los racimos previamente seleccionados y enteros reciben un pisado parcial y diario, hasta que comienza el proceso de fermentado alcohólico. Descube a los quince días, con maduración de veinticuatro meses en barricas de madera de roble francés de diferentes procedencias.
Tras el descorche y con el primer servicio en copa, apunta un cromatismo apicotado de notable intensidad y brillo, con reflejos violáceos e incipientes púrpuras, crea en la cercanía aromática recuerdos de fruta roja y negra en sazón, algunos pétalos florales rojos en segunda instancia, abriendo un centro de fragancia balsámico y algunos retornos especiados dulces, que se conjuntan con torrefactos y frutos secos. Los descriptores frutales van armándose, a medida que la copa recibe aireación, de una brisa licorosa. Intenso y con una media complejidad, que en cualquier caso resulta franca. Boca golosa, aquí las notas de fruta licorosa se muestran más marcadas, con despliegue de acidez y un breve punto graso. Taninos maduros y pulidos, con una persistencia expresada en buena condición. Retronasal que describe nostalgias de cerezas, guindas y ciruelas negras y rojas, tostados y fino tono láctico que se une con claves especiadas dulces. Fondo balsámico, regaliz, y un final que acredita una sugerente sapidez.
Equilibrado en su balanza fruta madera, lo califico en esta añada 2011 entre recomendable y muy recomendable. Tal vez le podría pedir un afinado mayor en cuanto a la expresión licorosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario