viernes, 9 de diciembre de 2016

Adega Ponte da Boga Porto de Lobos Cosecha 2013.




Monovarietal de la casta brancellao, elaborado con fruta procedente de una parcela abancalada, propiedad de la bodega, denominada Porto de Lobos, asentada en suelos de esquistos y situada a una altitud media de entre cuatrocientos y cuatrocientos cincuenta metros. Laderas en alta pendiente influenciadas por una climatología atlántica y con orientación cardinal sur. La edad media de las cepas es de ocho años y tras la vendimia manual se procede en bodega con un despalillado y estrujado, siguiendo con un fermentado alcohólico con suaves remontados que se prolonga durante diez días y que acaba con una maceración que dura otras diez jornadas. Descartado el vino de prensa, se acomete la maloláctica y una posterior maduración de diez meses en barricas de madera de roble francés. Producción limitada a poco más de novecientas botellas, con el pulso firme enológico de Dominique Roujou de Boubée.
Descorche y primer servicio, ofreciendo en copa parada un cromatismo apicotado con algunos reflejos púrpura e insinuaciones grana, deslizando en la proximidad aromática recuerdos de frutos rojos en sazón, segunda instancia que deja el protagonismo olfativo a nostalgias florales rojas y silvestres interruptores de frecuencia, que se apaciguan dando paso a balsámicos y especiados de menos marca. La fruta siempre en primera escena, abre la boca y apuntala en el avance una traza de acidez llena de intensidad, plena, con el complemento sabroso de la frescura. Buena longitud, acredita unos taninos golosos y afinados, guiño leve de astringencia, que en todo caso resulta equilibrado y que colabora en dotar al vino de buenas dosis de personalidad propia. Fluidez en el paso, con magnífica persistencia. La retronasal habla de cerezas y ciruelas rojas, pétalos florales rojos y cardamomo, el guiño de acidez recuerda por momentos a las fresas recién cosechadas con ese punto certero de acidez y esa golosa proporción gustativa. Incluyo alguna evocación de licorosas guindas, pero son las cerezas las frutas protagonistas. Eje balsámico, derivación especiada, final pleno en alcance y llegada, con buen despliegue de sapidez.
Lo califico en esta añada 2013 como muy recomendable.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario