miércoles, 16 de noviembre de 2016

Viticultor Envínate Albahra 2014.



Del proyecto de cuatro enólogos cuya amistad se remonta a los tiempos de universitarios en la facultad de enología de la Universidad Miguel Hernández de Alicante, nace entre otros vinos, este Albahra, tinto monovarietal de la casta garnacha tintorera que Laura Ramos, Alfonso Torrente, José Martínez y Roberto Santana elaboran con fruta procedente de una finca plantada con cepas que acreditan una antiguedad de treinta años y que está dividida en tres parcelas, a una altitud media de ochocientos metros sobre el nivel del mar.
Suelos calizo arcilloso calcáreos que aportan una buena dosis de personalidad a la Alicante Bouchet, planteando tras la vendimia, con las uvas ya en bodega, un proceso de vinificado que incluye levaduras indígenas y un cincuenta porcentual de racimos de uvas enteras, usando como continente para la misma tanques de cemento abiertos de cuatro mil quinientos litros. Pigeage suave y corto macerado durante siete días, con tiempo de maduración en idénticos tanques de ocho meses.
En copa parada afronta un cromatismo apicotado de notable intensidad, con reflejos púrpura, sensación óptica ligera, dejando en nariz nostalgias de fruta negra en sazón,  el guiño verde procedente de los raspones se muestra agradable e integrado, dejando escapar sensaciones balsámicas y silvestres, desvío especiado fino y en el final un tono de terrosa mineralidad, tierra humedecida por la tormenta típica de verano.
Boca golosa, suave en el avance, con media acidez, ligereza en las formas y en la prolongación, fina tanicidad que encandila con un goloso punto muy en clave varietal, fino y presumido, en caso alguno pretencioso ó endomingado. Noble y franco, nos cuenta lo que debe contar, nunca más allá. Buen capítulo en cuanto a estructura, y persistente en buen grado. Retronasal que habla de cerezas y arándanos, arbustos de campo, resinas y menta, con un punto muy huidizo de clavo y un final que nos devuelve la ilusión mineral de los vinos, esa en la que algunos dogmáticos dejaron de creer.
Es de modo indudable, un vino que habla de terruño y que ofrece muy orgullosas muestras de personalidad propia.
Lo califico en esta añada 2014 como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario