lunes, 21 de noviembre de 2016

Guilhem Dardé Vigneron Mas des Chimères Rosé 2015.



Vino rosado acogido a la indicación geográfica Coteaux du Salagou-Pays d´Herault, que elabora el vitivinicultor Guilhem Dardé con la conjunción de cuatro varietales, merlot, terret gris, cinsault y mourvédre. Con una larga trayectoria como hombre de campo, fue en el año 1993 cuando Dardé decide dejar la venta de uva a cooperativa para iniciar el proyecto personal de Mas des Chimères, en compañía de su esposa Palma.
Métodos de cultivo basados en la agricultura ecológica y certificados de tal modo, buscando el respeto a la identidad y el entorno. Fruta cosechada en suelos de composición arcillo arenosa, con partes de oxido ferroso y basalto como legado del origen volcánico del Valle de Salagou. Rendimiento en viñedos de veintiseis hectolitros por hectárea, con el proceso de vendimia efectuado de modo manual. Las uvas de merlot y terret gris se vinifican comenzando con un prensado suave, mientras que la cinsault y la mourvèdre se someten a sangrado.
Tras el descorche y procediendo con el primer servicio en copa, el vino pincela un color rosa grosella, con reflejos piel de cebolla y algunos asalmonados suaves. Asoman en nariz recuerdos de frutos rojos maduros, segunda instancia que surge floral, centrando en el fondo nostalgias balsámicas y un recreo de fina y sugerente fragancia salina. Los frutos rojos derivan en una segunda aproximación a matices de mata silvestre, hay cerezas, frambuesas y granada, con un certero eje cítrico que prolonga la expresión y la realza.
Boca golosa, fresca y lozana, avanza con viveza y buena concentración de la fruta madre, la terret gris aporta buen nivel de acidez, la merlot la consistencia frutal y floral, la cinsault un buen empaque aromático además de un factor juvenil gustativo y la mourvédre intensidad. Pegada y llegada, con un vino que en el avance por boca se muestra sostenido, dejando en el progreso notas de cierta untuosidad. Estupenda y jovial persistencia, los guiños cítricos dan base al resto de los testigos frutales, las flores se ven azotadas por la brisa y junto a un eje balsámico, dan una notable intensidad retronasal. Me ha gustado y lo califico en esta añada 2015 entre muy recomendable y más que muy recomendable. Entereza, intensidad y frescura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario