miércoles, 9 de noviembre de 2016

Bodegas Muriel Fincas de la Villa Crianza 2012.




Crianza en edición de añada 2012 que Bodegas Muriel defiende en el mercado, basando su base varietal en la casta tempranillo, fruta vendimiada en parcelas localizadas en la zona alavesa de la denominación de origen y en la Rioja Alta. Suelos calcáreos de textura franco arcillosa y bajo rendimiento, con un proceso de vinificado tradicional que incluye fermentación alcohólica en depósitos de acero inoxidable y maceración, que se prolongan durante quince días, acometiendo remontados diarios. Crianza de doce meses en barricas de madera nueva de roble americano de doscientos veinticinco litros y posterior embotellado.
En copa parada afirma un cromatismo apicotado de notable intensidad con reflejos púrpura y grana, desliza en su proximidad olfativa nostalgias de fruta roja en sazón, con especiados dulces en segunda instancia y un centro aromático en donde los balsámicos juegan la baza principal del protagonismo. Final con tostados finos y alguna memoria de frutos secos, almendra, que se une a un descriptor torrefacto.
Boca golosa, con la traza de acidez que se muestra intensa, jugoso en el avance con la frescura encaramada a primer plano, equilibrio y media sensación de fluidez. Taninos sabrosos y pulidos, buena persistencia que acredita la presencia de la tempranillo riojana.
La retronasal abunda en recuerdos de cerezas y ciruelas rojas, alguna vainilla, guiño de coco, regaliz y almendra tostada, finalizando con los tonos de granos de café ya descritos en la fase aromática.
Lo califico en esta añada 2012 entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario