sábado, 19 de noviembre de 2016

Bodegas Marqués de Reinosa Crianza 2014.





Tras el evento de la cata maridaje entre vino y setas, los ponentes en la misma y gran parte de los miembros de la organización de las jornadas que sobre estos alimentos vienen celebrándose en Autol, pudimos completar el día con una suculenta cena que tuvo lugar en el Restaurante Oxford de esa localidad de la Rioja Baja.
Como vino de cabecera un crianza de la bodega cooperativa de Autol, monovarietal de la casta tempranillo, con doce meses de maduración en barricas de madera de roble americano y francés, auspiciado por las creaciones del equipo de cocina de este establecimiento que hace del trabajo y el gusto en la elección de la materia prima, sus principales recursos cara al cliente.
Como no podía ser de otro modo, el centro de la oferta culinaria de Vidal y su familia y empleados tenía como protagonista de relevancia a la seta y el champiñón, con emplatados que vistos desde la distancia que separa al comensal de la propuesta ofrecían una correcta estética.
A veces nos es preciso volverse loco para que el anfitrión de un restaurante emocione los sentidos de sus visitantes, basta con que la calidad de la materia prima sea la necesaria.
Y en eso el Oxford de Autol te hace sentir como en casa.
En cuanto al vino ofrece en copa parada un cromatismo apicotado intenso, con reflejos púrpura, nariz que llega enviando recuerdos de fruta roja en sazón, con un guiño ligero de fruta negra, asomo de confitura más leve, con especiados dulces y suaves y un fondo balsámico que abre paso a descriptores tostados. Buen perfil de vino de Rioja, con una aromática al uso, abriendo boca con golosas y jugosas maneras, amplio en el avance, delineando una sabrosa traza de acidez, frescura y mucha fruta, esta siempre por delante de la influencia de la madera. Trago fácil pero con empaque y buena intensidad, equilibrio y señas de envolvencia.
Estupendo guión de persistencia, con la retronasal hablando de cerezas y ciruelas rojas y negras, comienzo de confitura no marcada en exceso, buena integración licorosa, vainilla, lácteos y regaliz, acaba en tostados y en esbelta sapidez.
Lo califico en esta añada 2014 como muy recomendable. Añado que es tal vez el mejor de todos los vinos tintos de crianza que he podido catar, surgidos de esta bodega, en estos últimos años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario