martes, 15 de noviembre de 2016

Bodegas Covila Covila II Crianza 2011.




Llevo tiempo afirmando que la calidad de los vinos de las cooperativas de la denominación de origen Rioja han aumentado su calidad y condición. Y lo afirmo sin por ello tener que pagar el tributo de la hipocresía y el esnobismo, ese que algunos deciden enfrentar buscando el camino más sencillo, el de la vulgaridad, la opinión tan insustancial como políticamente correcta.
Fundada en el año 1989 por sesenta viticultores del término municipal de Lapuebla de Labarca, Covila es una bodega cooperativa que cuenta a su disposición con doscientas cincuenta hectáreas de viñedo, dispuestas en Laguardia, Elciego y la propia localidad donde se sitúa su sede social.
Fincas como El Cerro de Mesa Mayor, llanura a seiscientos metros de altitud sobre el nivel del mar, mecida por el curso del río Ebro, El Vidrio, exposición cardinal sur de las viñas ó La Barranca, dispuesta en ladera y acreditando en su composición viñas viejas y diferentes varietales.
Este vino tinto crianza de Rioja, en su edición de añada 2011 afirma la condición de la tempranillo, con un vinificado tradicional en el que el proceso de fermentación alcohólica tiene lugar en depósitos de acero inoxidable bajo control de temperatura, compaginando después la maloláctica en madera nueva de roble americano y el ya mencionado acero inoxidable.
Finaliza con un periodo de doce meses de maduración en idéntico tipo y condición de roble, que el ya planteado para la fermentación maloláctica.
Un vino de trago amable, que en copa parada muestra un cromatismo apicotado de buena intensidad, con reflejos púrpura y grana, desliza en nariz sensaciones de fruta roja en sazón, con segunda instancia dedicada a nostalgias especiadas dulces ligeras, algunos tostados finos, con eje balsámico y fondo de frutos secos que junto a un guiño torrefacto integran la salida olfativa.
Boca golosa, equilibrada, la fruta en primer término, las influencias del roble en segundo lugar, buena acidez, despliegue prologado de frescura, con los taninos maduros y pulidos, franca persistencia.
Retronasal que habla de ciruelas rojas y cerezas, tono de vainilla que abre paso a una más altiva descripción láctica y balsámica, con el epílogo de almendra a medio tueste.
Muy en clave de Rioja, con la sabrosa acidez propia de la zona alavesa de la denominación.
Lo califico en esta añada 2011 entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario