sábado, 26 de noviembre de 2016

Azienda Agricola Rivetto Barolo del comune di Serralunga D´Alba 2012.




Mi gratitud hacia Enrico Rivetto y su familia por su ya habitual colaboración desinteresada con este espacio de divulgación de la cultura del vino, mediando añada tras añada, el envío de varias muestras de sus principales referencias. Es este Barolo del Comune di Serralunga D´Alba uno de los vinos que ya ha aparecido en pasadas entradas de este blog, con referencias de añadas anteriores. Hoy traigo al examen de mis lectores habituales esta etiqueta correspondiente a la edición de vendimia 2012, habiendo efectuado lo que vulgarmente se conoce como infanticidio, descorche antes de tiempo, con las señas de un Barolo aún en perspectiva, buscando y buceando en su alma, intentando comprender su presente y su evolución de futuro, como siempre mediando una guarda responsable en botella.
Pero ya saben mis lectores habituales que hay ocasiones en las que el catador debe actuar de esta manera, desafiando los condicionantes y variables que el tiempo aporta a los vinos.
Fruta de la varietal nebbiolo, clave monovarietal, vendimiada en la finca San Bernardo, localizada a cuatrocientos metros de altitud sobre el nivel del mar, suelos de origen tortoniano, composición arcillo calcárea, con exposición cardinal este, sureste y noreste, presencia de calcio, magnesio y hierro. Selección de la uva en el propio viñedo, vendimia manual y vinificado al uso, que incluye prensado suave y macerado durante dos días a temperatura ambiente, siguiendo con una maceración y fermentación alcohólica de veinte días y una posterior maduración de treinta meses, que se lleva a buen término en barricas de madera de roble de Eslavonia de treinta hectolitros. Ampliación de afinado en botella durante un periodo de diez meses. Antes del embotellado, se lleva a cabo un filtrado con material inerte y un clarificado usando huevos frescos.
En copa parada y tras el descorche y primer servicio, exhibe un cromatismo apicotado ligero con reflejos grana y rubídeos, nariz que aporta recuerdos iniciales de fruta roja confitada, suaves y elegantes, marcando en segunda instancia y siempre por detrás de los testigos frutales notas de cuero y tostados finos que se unen a balsámicos no muy marcados y un generoso apunte especiado que evoca pimienta negra. Buena complejidad, aún incipiente en cuanto a terciarios, pero en todo caso ya sugerente. La boca desliza suavidad, gestos aterciopelados aún no completos, precisa más tiempo, estructurado y muy delicado en los modos, avanza con sensibilidad y muestra unos taninos amables y afinados. Puede que se precise dos tragos para admirar una tanicidad simple pero al tiempo gallarda, que combina con una llegada al paladar que expresa sensibilidad, cierta emotividad. Convence desde la sutileza, por ello no es un Barolo de un solo trago. Enarbola la bandera del clasicismo, deja de lado el concepto modernista de su apelación geográfica. Media alta seña de persistencia, con la retronasal que abunda en evocaciones de cerezas y ciruelas rojas, algunos detalles de confitura, guiño licoroso menor, pimientas, barnices débiles, cuero y madera de cedro y en el final tras una ligera nota balsámica, regaliz, descripción tostada amable y un gesto que me evoca bombón inglés.
Avanzará mediando una guarda responsable en botella.
En su presente, lo califico entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario