domingo, 16 de octubre de 2016

La Grange aux Belles Vigneron La Primera Vez Grolleau 2015.



A pesar de las duras críticas vertidas por algunos de los gurús del vino más importantes del mundo dirigidas hacia la casta varietal grolleau, también conocida como franc noir y rosé d´Anjou, la uva que aparece documentada por vez primera en la región gala de Charente, allá por el inicio del siglo XIX, sigue utilizándose en la región de Anjou, en el Valle del Loira.
Parker llegó a afirmar que deberían arrancarse las cepas de grolleau y sustituirlas por otras de gamay ó cabernet franc. Uva que aporta intensa acidez, con poca encarnadura en los vinos y leve complejidad, precisando por ello un margen más elevado de lo normal de azúcares para equilibrar el resultado. La Primera Vez, en su edición de añada 2015, plantea una versión monovarietal de la grolleau y lo hace expresando el gorgoteo del depósito durante la fermentación alcohólica, un brut de cuvée partisano, artesanal, que pincela en copa parada las características típicas de un vino con relevante aspecto de zumo de uva, turbio en su estética, de color ligero, descubriendo ya en su primera aproximación aromática algunas destacadas esencias ácidas, lozanas y sensualmente percutoras. No hay madera en este vino, lo que representa puede gustar ó no hacerlo, pero sin lugar a dudas la franqueza corre por sus venas como un chorro salido del viñedo.
A los apuntes cromáticos rojizos, rubídeos y grana, se añade en la cercanía olfativa un recreo de frutos rojos, incluyendo algunos cítricos petulantes, guiños florales y especiados, pimienta. La nariz aventura memorias silvestres, hierbas aromáticas, pero sobre todo recibe retornos en donde la fruta se hace con el principal protagonismo de la cata.
Boca con fondo de fluidez, no evidencia concentración en el paso, hay una traza de acidez longitudinal y refrescante, con rusticidad en el paladar, y unos taninos golosos y finos, logrando una persistencia de media clave.
Vino que habla de zumo, de cerezas, fresas, grosellas, sandía y albaricoque, menos intensidad aquí de otros descriptores, incluyendo la muy varietal pimienta. Finaliza con ese toque rústico que enarbola orgulloso el pendón de los vinos naturales.
Lo califico en esta añada 2015 entre recomendable y muy recomendable.
No lo olviden, si deciden probarlo, exige una previa decantación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario