viernes, 21 de octubre de 2016

Château Tire Pé Diem Récolte 2014.



Desde el año 1997 David y Hélène Barrault dirigen en propiedad los destinos de este dominio vitivinícola bordelés, cuyas viñas se asientan en suelos de composición calizo arcillosa, expuestas al sur y bajo la influencia de la cercana ribera del río Gironda. Manejos de agricultura ecológica en el campo y certificación que acredita tal condición obtenida en el año 2011.
Diem en su edición de añada 2014, es un vino monovarietal elaborado con uvas de la casta merlot, fruta procedente de cepas que acreditan una edad media de entre diez y quince años, que es cosechada de modo manual. El trato de vinificación es independiente en función de cada parcela utilizada en la vendimia de las uvas. La maceración que inicia el proceso se extiende por un tiempo de entre ocho y doce días, con un posterior proceso de fermentación alcohólica y una permanencia en depósitos de hormigón que se prolonga durante un periodo de entre ocho a diez meses.
Tras el descorche y el primer servicio en copa, el vino afirma un cromatismo apicotado intenso con reflejos violáceos e insinuaciones púrpura. La nariz en el inicio se exhibe algo cerrada, tras unos minutos de aireación la copa empieza a hablar de fruta roja en sazón, deslizando en segundo plano nostalgias de madera de cedro, muy varietal en los vinos de merlot fundados en climas fríos, y algunos atisbos de matorral. Eje balsámico, regaliz, con un final en donde la fragancia vuelve a insistir en descriptores varietales, reclutando un recuerdo de hoja de tabaco.
Buena complejidad con la merlot de Burdeos bien dibujada y representada.
La boca abre estilizada, suave, con un guiño licoroso en el avance de la fruta, acidez en clave media alta, ligero en el paso, con buena estructura. Uno de esos vinos que merecen paciencia y que enlazan con buenos instantes de ocio para el catador. Taninos golosos y afinados, media alta persistencia, con la retronasal abriendo evocaciones de ciruelas rojas y cerezas, segundo plano para nostalgias de bosque, madera y arbustos, hierbas aromáticas, centro balsámico de regaliz y al final una sugerente memoria de hoja de tabaco que cierra el espectáculo.
Es curioso, pero a ciegas, hubiera puesto la mano en el fuego en el sentido de que estaba delante de un vino criado en madera. Las notas varietales también hay que tomarlas en serio y consideración, amigos mios. Lo califico en esta añada 2014 como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario