lunes, 12 de septiembre de 2016

Cavas Grimau Tinto Rubicundus 2015.




Mi agradecimiento a Montse Nicolás y a los responsables de esta bodega de la denominación de origen Penedés, por su desinteresada colaboración con este espacio de divulgación de la cultura del vino, mediando el envío de algunas muestras de sus referencias, algunas de las cuales ya caté y comenté con posterioridad en pretéritas entradas de este mismo blog.
Hoy traigo al examen de mis fieles lectores este Rubicundus en su edición de añada 2015, vino tinto que se aclimata a una conjunción varietal de las castas tempranillo, merlot y cabernet sauvignon, fruta vendimiadas en cepas viejas propiedad del dominio. Selección del fruto, con posterior maceración y fermentado alcohólico en depósitos de acero inoxidable, con control de temperatura. Crianza acreditada en medio año de duración en barricas de madera de roble.
En copa parada exhibe un cromatismo apicotado de notable intensidad, con reflejos púrpura, deslizando en nariz nostalgias de fruta roja madura, con lejanos aires especiados y un punto balsámico que abraza los gestos golosos del vino y su fragancia. No tiene complejidad excesiva y sin embargo se declara con amplitud como un fiel defensor de la fruta que le da rango y vida.
Buen equilibrio entre fruta y madera, que también se deja notar durante la fase gustativa, abriendo boca con apuntes de fruta roja acompotada, salpimentada, trazando una buena linea de acidez, desplegando frescura y llegando al paladar con notable viveza. Taninos maduros y pulidos, buen punto de persistencia y en la retronasal evocaciones de ciruelas y cerezas, pimienta y vainilla, ligera personalidad especiada, y un balsámico epílogo que prolonga su expresión.
Lo califico en esta añada 2015 como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario