sábado, 24 de septiembre de 2016

Bodegas y Viñedos Gancedo Blanco Capricho Val de Paxariñas 2015.




Segunda de las muestras enviadas de modo desinteresado por los responsables de esta bodega del Bierzo, bajo el mando enológico de Fermín Rodríguez Uría, al objeto de mi cata y análisis personal, hecho que aprovecho para agradecer una vez más.
Tras comentar el mes de febrero pasado mis impresiones sobre un monovarietal de la casta mencía con seis meses de barrica, en edición de añada 2013, que no me convenció en exceso, hoy traigo al blog este vino blanco que se elabora con una base varietal mayoritaria de la casta Godello, con un aporte complementario, quince porcentual, de uvas de Doña Blanca. Veinte años de edad media en las cepas de la primera y sesenta años de antiguedad media en las referentes a la segunda. El viñedo se asienta en suelos de composición arenosa, acreditando baja densidad de plantación.
Fermentación alcohólica en depósitos de acero inoxidable bajo control de temperatura, afirmando en copa parada un cromatismo amarillo pálido, con reflejos acerados y ligeros verdosos, nariz que descubre recuerdos de cítricos, fruta blanca, ciruelas claudia y un gesto incipiente almibarado. Segunda instancia floral blanca y amarilla, con retornos finales de fragancia balsámicos y de matorral.
Tiene mucha carga aromática y resulta equilibrado.
Boca galante, bien controlada la acidez, sin percusiones, desliza un manto cremoso y glicérico que redondea su expresión, alcanzando el paladar con buen crédito.
Persistente en buen grado, la retronasal habla de evocaciones frutales cítricas, limón y pomelo, manzana golden y ciruelas maduras, con acacias y ortiga blanca, alguna huella de hinojo, anisados y en el final un sello herbal suave.
Lo califico en esta añada 2015 entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario