lunes, 12 de septiembre de 2016

Bodegas Navarro Balbás Nabal Rosé 2015.




Mi agradecimiento a los responsables de estas bodegas de la denominación de origen Ribera del Duero, por su desinteresada colaboración con este espacio de divulgación de la cultura del vino, mediando el envío de dos muestras de sus referencias principales.
Este vino rosado en la edición de añada 2015 se sustenta en una conjunción varietal con base mayoritaria de la casta tempranillo y aportes complementarios de garnacha y albillo. Fruta procedente de viñas viejas asentadas en suelos de guijarrosa composición y orientadas en ladera hacia el sur. Tras una selección a pie de campo, ya en bodega se procede con la mesa de selección que recibe la fruta y con un suave prensado. Fermentación alcohólica en depósitos de acero inoxidable a baja temperatura.
En copa parada aproxima un color rosa grosella suave, con reflejos cobrizos y piel de cebolla, enviando a nariz recuerdos plenos de frutos rojos y un guiño cítrico ligero, de fondo se deja sentir una nostalgia balsámica y floral, esta menos marcada. Equilibrio en el perfume.
La boca es sabrosa y fresca, arranca una buena traza de acidez, con buen tono en su llegada al paladar, el punto cítrico y la carnosa sensación de la fruta roja se extienden con amabilidad. Retronasal que deja evocaciones de cerezas y fresas de mata, gesto que recuerda a piel de naranja confitada, algunos pétalos florales rojos y amarillos y en el epílogo un esbozo balsámico, hinojo, que redondea el conjunto y lo prolonga.
Un buen rosado que en esta edición de cosecha 2015 califico como muy recomendable.
Hay franqueza varietal y hay singularidad en los retornos procedentes de la fruta que le da vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario