lunes, 19 de septiembre de 2016

Bodegas Luna Beberide Finca la Cuesta 2014.




La sutileza es en los vinos lo mismo que la elegancia en el ser humano, más allá diría yo que un vino que expresa esa sutil condición tiene ganada la batalla gozosa que le enfrenta al catador.
Algo así me ha ocurrido con este vino tinto monovarietal de la casta mencía, un sabroso representante de la denominación de origen Bierzo, que la bodega de Cacabelos, Luna Beberide, defiende en el mercado. Elaborado con fruta procedente de cepas que acreditan una edad media de sesenta años, asentadas en suelos de composición arcillo pizarrosa y dispuestas en ladera, a una altitud de setecientos cincuenta metros sobre el nivel del mar.
Tras un vinificado tradicional y con una maduración de doce meses en barricas de madera de roble francés, el vino en copa parada muestra un cromatismo apicotado de buena intensidad, con reflejos violáceos. Nariz que proclama memorias de fruta negra en sazón, con punto floral y balsámico en segunda instancia, tostados de fondo y algunos especiados más lejanos, guiño de frutos secos en el final. Expresa lozanía y mucha carga frutal, dejando siempre las influencias descriptoras de la madera en segundo plano. Hay regaliz, pero también menta, y una evocación de bombón inglés.
Sabrosa entrada en boca, largo en su punta de acidez, despliega un manantial equilibrado de frescura, con envolvencia, estructura y un abrazo al paladar, ducha de fruta amable, con formas de media fluidez. Taninos golosos y marcados, buena integración tánica en el conjunto, magnífica seña de persistencia. Retronasal que abunda en nostalgias de moras y ciruelas negras, jacinto y violeta, regaliz y menta, final de tostados y cacao. Un gran vino, que en esta su añada 2014 califico entre muy recomendable y más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario