viernes, 19 de agosto de 2016

Vinos Mondo Lirondo DSG Libido Rosado 2015





Sin obviar la definición que del término líbido incluyen los responsables de este vino rosado monovarietal de la casta garnacha, en la contraetiqueta de la botella y que relacionan con el médico neurólogo y psicoanalista Sigmund Freud, ¨instinto que produce la respuesta sexual¨, lo cierto es que la relación del galeno austriaco de origen judío con el mundo del vino tiene incluso un más allá, puede que incluso con mayor relación directa. Y es que en efecto y en su ensayo Contribuciones a la psicología del amor (1910), el controvertido Freud crea un recurrente contraste entre la relación del amante con el objeto sexual y la del bebedor de vino con este alimento. Afirmaba Freud que los grandes defensores de la cultura del vino y de su consumo describen su actitud hacia este fruto de la uva como la más perfecta armonía, el modelo de un matrimonio feliz, lejos de las insatisfechas relaciones entre amantes y los ya mencionados objetos sexuales, y la incapacidad de encontrar la entera satisfacción. Pero ni David Sampedro Gil, el prolífico y exitoso vitivinicultor, ni quien esto escribe, estamos a buen seguro por la labor de enmascarar el disfrute de una buena copa de vino con las teorías del padre del psicoanálisis.
Teorías etiológicas aparte, el vino rosado Líbido en su edición de añada 2015 plantea una expresión de fruta de la casta garnacha, cosechada en cepas viejas de la finca Paso de las Monjas que ya ha dado gloria a Sampedro en una referencia tinta, también emparentada con San Martín de Unx.
Forma parte del proyecto común entre el propio Sampedro y Bruno Murciano y exhibe en copa parada un cromatismo rosa frambuesa limpio y brillante, con reflejos grosella, enviando en su cercanía aromática nostalgias eficientes de frutos rojos en sazón, eje cítrico que deja paso a esencias balsámicas y de caramelo. La boca abre con golosas sensaciones, buena frescura en el avance, con una traza de acidez longitudinal que ensalza la marca del vino cuando este alcanza el paladar, ligero lecho untuoso, con buena seña de persistencia, muy en clave varietal. La retronasal basa su intensidad descriptora en memorias de cerezas y frambuesas, fruto de la granada y piel de naranja ligeramente confitada, abriendo en el epílogo evocaciones silvestres suaves y un punto balsámico que apunta en dirección a nostalgias tímidas de hinojo.
Lo califico en esta añada 2015 entre recomendable y muy recomendable.
No hay líbido que pueda con la golosa garnacha navarra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario