miércoles, 3 de agosto de 2016

Compañía Bodeguera de Valenciso Rosado 2015




Mi agradecimiento a Carmen Enciso y Luis Valentín y a todo el personal profesional y humano de esta bodega de Rioja, destacando a la simpática a la par que eficiente Ana Ruiz, por su desinteresada colaboración con este espacio divulgador de la cultura del vino, mediando la entrega de  esta muestra de su vino rosado en la nueva edición de añada 2015.
Conocer de cerca Valenciso es saber que sus lindes demuestran desde su fundación un respeto absoluto por la casta varietal tempranillo y por ello su vino rosado, uno de sus grandes desconocidos puede que por la poca producción que acredita, no podía estar elaborado de otro modo. En un país de grandes vinos rosados como es España, esta referencia de Valenciso pone claramente en fuga la leyenda de que los vinos no son para los fatigosos días de calor estival. Es más caté el vino y pude degustar dos copas seguidas en una tarde en la que el termómetro pasaba de los treinta grados centígrados y puedo manifestar que la sensación fue de lozana frescura frutal, más allá de esos absurdos complejos que piden aparcar el consumo de vino durante el verano.
Sangrado y uvas de tempranillo vendimiadas en las fincas de la bodega, demostrando en copa parada un bello cromatismo intenso, con tonos rosa frambuesa y cereza, deslizando en nariz recuerdos amplios de frutos rojos y bayas silvestres, guiño cítrico muy suave que estiliza la fragancia, profuso  en los retornos aromáticos, con segundas insinuaciones en clave floral roja y violeta, llenando el perímetro de la fragancia con un aire balsámico que prolonga y redondea su expresión olfativa. Boca sabrosa, rebosante de frescura, longitud en la traza de acidez, con un leve punto untuoso y una divertida nota crepitante que le aporta largura y simpatía. Es un vino amable y divertido, parece latir cuando alcanza el paladar y lo llena de sentido frutal. No hay ni un solo instante, a diferencia de otros vinos rosados, durante el que aparezcan fábulas o descriptores con señas extemporáneas. Todo lo que aporta este rosado de Valenciso en su edición de añada 2015 es franqueza varietal.
Alcance y llegada, con la retronasal sugiriendo recuerdos de cerezas, arándanos, fresas y frambuesas, pétalos florales de rosas rojas y algunas violetas, con un ligero guiño cítrico que sirve como vaso comunicante con un epílogo balsámico menos marcado, que completa la cata y la exhibición.
Lo califico en esta añada 2015 entre muy recomendable y más que muy recomendable.



No hay comentarios:

Publicar un comentario