martes, 12 de julio de 2016

Castillo de Perelada Garnatxa Blanca 2014




Mi agradecimiento a los responsables de comunicación de este grupo bodeguero catalán por su desinteresada colaboración con este espacio divulgador de la cultura del vino, mediando el envío de esta muestra de una de sus referencias elaboradas con uva blanca, un monovarietal de garnatxa blanca, que he catado en su edición de cosecha 2014 y que ahora me dispongo a comentar en el blog.
Vino sin participación de madera, y que acredita una fermentación alcohólica en depósitos de acero inoxidable bajo control de temperatura.
En copa parada esgrime un cromatismo amarillo pajizo brillante, con recuerdos aromáticos primarios, en donde la fruta blanca y los retornos cítricos acaparan el protagonismo principal. Algún ligero punto balsámico que envuelve la fragancia inicial y que aporta mayor personalidad y empaque al conjunto. Boca golosa y suave en el arranque, la traza de acidez se muestra con prolongación, frescura y menos untuosidad de la prevista, simpleza y modos correctos.
No me ha parecido un vino que describa con especial fidelidad los testigos habituales de la garnacha blanca, aunque no por ello me parezca prescindible. Tiene vigor y en lo que respecta a esta cosecha 2014 plantea un ejercicio de equilibrio e indudable viveza. Media persistencia, con la retronasal que habla de limón, manzana y pera de agua, camomila e hinojo, con un epílogo en donde una fina salinidad se une con credenciales herbales.
Lo califico como recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario