miércoles, 27 de julio de 2016

Can Ràfols dels Caus Cava Gran Caus Brut Nature Reserva




Mi agradecimiento a Carles Esteva y a su equipo profesional y humano, resaltando la figura de Rosa Aguado, mi interlocutora, por su desinteresada colaboración con este espacio de divulgación de la cultura del vino, mediando el envío de esta muestra de su cava Gran Caus Brut Nature Reserva. 
Tras su cata y para acompañar el sabroso momento pude gozar de una elaboración de mi buen amigo, el chef Gonzalo Ibáñez Sarramían, bacalao que trajo marinado y que elaboró con una gelatina preparada para el instante de gloria con las pieles, añadiendo perejil y un golpe generoso de vino blanco. Una de esas cazuelas que saben a gloria y que sin duda armonizó de modo sobresaliente con este cava de Can Ràfols dels Caus.
El Gran Caus Brut Nature Reserva es una conjunción varietal de las castas xarel.lo, chardonnay y macabeo, fruta cosechada de modo manual en cepas viejas propiedad del dominio, con proceso de fermentación alcohólica sin añadido de levaduras y un segundo fermentado en botella, que se prolonga durante un periodo de treinta meses.
Es este un cava peculiar, con mucha personalidad, aportando en copa parada, tras el primer servicio un cromatismo amarillo dorado intenso y brillante, con tonos oro viejo e insinuaciones amarillo nápoles oscuras, nariz que envía recuerdos de manzana reineta horneada, cítricos en ligera confitura, melosidad breve y membrillo, tostados que llegan planeando sobre nostalgias de frutos secos, detalles de flores secas, pastelería y un guiño láctico que dejan paso a un final en donde destacan sensaciones aromáticas de matorral de monte bajo y algún giro balsámico suave.
Equilibrada complejidad orgullosa, elegante y madura.
La boca arranca con una golosa nota que avanza junto a una traza de acidez sabrosa, balanza bien equilibrada, con untuosidad y las burbujas bien integradas en el conjunto. Envolvencia y un sonoro y a mi juicio elegante modo evolutivo, que aporta una incontestable elegancia. Tiene una estupenda seña de persistencia, con la retronasal hablando el idioma de la fruta blanca horneada, hay albaricoques y manzanas reineta, confitura cítrica, membrillos y ese gesto de flores marchitas que le aporta un envidiable recreo de madurez. Almendra tostada, pasteleras evocaciones, y un fondo en el que las memorias balsámicas y silvestres se conjuran para prolongar su expresión.
Hermoso, pleno y más que indicado para armonizar un pescado al horno ó como en este supuesto, un bacalao marinado y finalizado con una mezcla de pil pil y salsa verde.
Lo califico entre muy recomendable y más que muy recomendable.
Me encanta Can Ràfols dels Caus, por su inconfundible genialidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario