sábado, 9 de julio de 2016

Bodegas y Viñedos Labastida Solagüen Cepas Viejas Garnacha 2013.





Vino catado durante mi pasada visita a Bodegas y Viñedos Labastida, en donde fui atendido por el enólogo de la bodega Manu Ruiz, que puso a mi alcance una buena colección de los vinos que se elaboran en esta bodega cooperativa. Quiero volver a destacar la amplia disposición de mi anfitrión  para que fuera analizando y también aprendiendo toda una serie de detalles que a cualquier apasionado de la cultura del vino le siguen ayudando a entender la grandiosa personalidad propia de este fantástico universo en el que la uva es principal protagonista.
El Cepas Viejas de garnacha en la edición de añada 2013 de Solagüen, es un vino tinto que se elabora con una base varietal mayoritaria de la casta garnacha, con un mínimo ajuste de tempranillo. Tras la vendimia y con la uva ya en bodega, se procede con un despalillado seguido por una maceración en frío que se prolonga durante treinta y seis horas, posterior fermentado alcohólico bajo control de temperatura. Tras doce jornadas de maceración, se separa el vino mediando gravedad y se lleva a cabo el fermentado maloláctico de forma espontánea. Un diez por ciento del vino se cría en barricas de madera de roble francés y americano durante cuatro meses, integrándose después con el resto.
En copa parada exhibe un cromatismo apicotado de buena intensidad, con reflejos púrpura, deslizando en nariz recuerdos de fruta roja en sazón, con un punto de nostalgias procedentes de la madera, pese a ser esta minoritaria en la crianza. Incluso diría que en los primeros instantes se muestra algo cerrado, el remedio la aireación. Pronto llega la apertura y a la fruta roja se le añade un testigo aromático que recrea nostalgias cítricas y golosas de naranja, nota balsámica, regaliz y atisbos lácticos y silvestres. La boca se afianza desde el inicio con un perfil varietal, ese guiño goloso de la garnacha dirige el avance, con una punta de calidez, viveza en el progreso hasta alcanzar el paladar, la fruta madre se deja sentir con fluidez y personalidad. Taninos maduros y pulidos, la traza de acidez manifiesta media intensidad, y facilita una persistencia amable y bien prolongada.
Retronasal que abunda en nostalgias de cerezas y ciruelas rojas, con el deslizamiento de una evocación a naranja confitada y un fondo en donde matorral, regaliz y sapidez se unen para dar prolongación a la cata.
Lo califico en esta añada 2013 como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario