miércoles, 20 de julio de 2016

Bodegas Bilbainas Viña Pomal Crianza 2013






Tercera incursión en la undécima edición de la Semana del Pincho de Haro, eligiendo para ello el establecimiento bautizado con el nombre de Pámpano, localizado en la calle Lucrecia Arana de la localidad riojalteña. Brindisi Brie con noci tritate, pincho que con una brisa de orégano, refleja una horneada pequeña tosta en la que el queso es protagonista principal. Pieza de bocado, bien presentada y que busca concentrar los sabores por encima de cualquier otra virtud.
Para acompañar el pincho seleccioné el Viña Pomal en edición crianza de la cosecha 2013, vino tinto que conmemora el centenario de la mencionada bodega del Barrio de la Estación y que está elaborado de modo monovarietal con fruta de la casta tempranillo, acreditando una maduración de doce meses en barricas de roble americano, de la que una proporción del quince por ciento corresponde a madera nueva. En copa parada alumbra un cromatismo apicotado de notable intensidad y reflejos púrpura, nariz que florece aportando nostalgias de fruta negra y roja en sazón, con especiados y tostados ligeros en segunda instancia, abriendo paso a un buen despliegue aromático con recuerdos balsámicos. Tal vez en alguna medida, y en el comienzo de su cata, la madera abra paso a la fruta y no al revés, pero es cuestión puntual, con la botella recién abierta y tras unos segundos de aireación, la fruta negra y roja cobra un rol principal. Boca amplia en estructura, el vino se muestra complaciente, con la traza de acidez equilibrada, gustoso y con una eficiente balanza entre fruta y madera. Taninos golosos y maduros, hay un alma de color negro en este vino, que dibuja una seña de persistencia prolongada, la retronasal navega por mares de evocadoras notas a cerezas y moras, insinuación de pétalos violeta, tostados amables y especiados de pimienta y vainilla, perímetro de regaliz y buena sapidez.
Lo califico en esta añada 2013 entre recomendable y muy recomendable.
Un buen baile en donde el vino va por delante del pincho pero termina complaciendo la expresión de este. A veces el éxito no depende de la complicación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario