martes, 7 de junio de 2016

Dominio de Verderrubí Blanco Ecológico 2015



Da gusto encontrar de vez en cuando vinos hijos de la casta verdejo con el equilibrio y la distinción varietal del nivel que demuestra este Dominio de Verderrubí, elaborado por la familia Pita dentro de los perfiles del cultivo ecológico del viñedo. Un vino blanco seco acogido a la denominación de origen Rueda que me ha encantado y que ensalza a la verdejo, la encumbra para gloria de quienes pretendemos saber distinguir la excelencia de lo simplemente correcto ó incluso de la menos recomendable vulgaridad. Conocí a Emilio Pita en el transcurso de la entrega de premios del certamen Ecovino y le felicité por su referencia, que sin duda dentro de los vinos blancos dispuestos para cata fue uno de los tres que más satisfecho me dejó.
Fermentado alcohólico en depósitos de acero inoxidable bajo control de temperatura y permanencia sobre lías de cuatro meses, dando lugar en copa parada a un cromatismo amarillo pajizo suave con acerados y verdosos reflejos, nariz que exhibe recuerdos de buena complejidad frutal, cítricos, fruta blanca, matices exóticos menos intensos, con balsámicos de segunda instancia y un guiño herbal que resulta casi anecdótico.
Boca muy fina, con la influyente fruta marcando el avance, tiene una indudable elegancia y más allá de las pesadas percusiones de otros vinos de verdejo, se muestra amable, con un buen balance de golosa fruta y acidez. Prolongado, con un lecho de untuosidad, sabroso, una copa lleva a otra.
Retronasal que evoca pomelo, lichis, albaricoque y manzana, marca de hinojo y ortiga blanca en los roles expresivos secundarios y en el epílogo un matiz herbal muy suave que prolonga su ejercicio descriptor.
Lo califico en esta añada 2015 entre muy recomendable y más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario