jueves, 23 de junio de 2016

Compañía de Vinos Telmo Rodriguez MR Mountain Wine 2011


http://almavinocuatre.blogspot.com.es/2013/03/telmo-rodriguez-mr-mountain-wine-2009.html
http://almavinocuatre.blogspot.com.es/2014/04/telmo-rodriguez-mr-mountain-wine-2010.html

Si hay un vino que año tras año me encanta catar y degustar durante la Semana del Vino de Ollauri es este vino blanco dulce que Telmo Rodríguez defiende en el mercado.
Puede que gracias a su sello de regularidad  y al magnífico equilibrio que demuestra, cosecha a cosecha, sea una de las más benditas referencias de la oferta española en lo que a este perfil de vinos se refiere. Al menos, uno de mis predilectos. Lo que suelo llamar valor seguro.
Moscatel de Alejandría en las parcelas de Cómpeta, parajes de Malacapa, Ventarral, Cerro Gourman y Salto La Zorra, localizados a una altitud media de quinientos cincuenta metros sobre el nivel del mar, en pendientes orientadas al sur y al este, suelos pedregosos, calizos que tienen su origen natural en esquistos negros paleozoicos.
Esta añada 2011, he incluido tambien las dos precedentes al comienzo del texto, me dejó en copa parada una cromática amarillo pajizo brillante con algunos reflejos acerados y verdosos, nariz que emana nostalgias de fruta blanca con hueso, detalles francos almibarados, guiño de ciruelas claudia y membrillo, alguna piel de naranja, menores señas florales y balsámicas y un retorno final que personalmente me ha dejado recuerdos de hierbas aromáticas, aunque de modo lejano, diría que casi intuitivo. Boca sabrosa y muy fina, con un avance elegante que describe buena traza de acidez, punto glicérico y envolvencia serena. Virtud de equilibrio, la acidez se conjunta con la golosa fruta y el resultado es maravilloso. Creo que estamos delante de la mejor de las tres añadas catadas recientemente, serena, suculenta, llena de expresión, recreándose en fondo y forma, con llegada y alcance. Retronasal que habla de melocotón de viña, ciruelas claudia maduras, membrillo, cítricos confitados, arbustos y flores blancas, balsámicos y una huella final de mineralidad, indiscutible.
Un vino que en su añada 2011 califico como más que muy recomendable, necesario.


No hay comentarios:

Publicar un comentario