viernes, 17 de junio de 2016

Bodegas Tobía Daimon Blanco Fermentado en barrica 2013




Edición de añada 2013 del vino blanco seco Daimon, referencia de Bodegas Tobía, que llevaba tiempo sin catar más por falta de posibilidad que de ganas. Un fermentado en barrica que añadas atrás fue protagonista de algunas entradas en este mismo blog y que haciendo uso del significado real del término que da nombre al vino, vuelvo a incluir haciendo valer conveniencia y justicia, tal como marca la mitología griega.
Treinta por ciento de la casta viura, fruta procedente de viñas viejas localizadas en el término municipal de San Asensio, a quinientos treinta metros de altitud sobre el nivel del mar con asiento en suelos pedregosos. Misma proporción de sauvignon blanc y quince por ciento de tempranillo blanco, uvas que llegan a bodega aptas para la elaboración, provenientes de un viñedo localizado en Tudelilla, a seiscientos diez metros de altitud y enraizado en un suelo de composición arcillo caliza, bajo en nutrientes. Por último, un veinticinco por ciento de malvasia que se vendimia en la localidad de Alfaro, a trescientos diez metros de altitud, en una finca asentada en suelo arcillo férrico y pedregoso. Vinificación de forma individual de cada varietal, que comienza con un despalillado y una maceración en frío de veinticuatro horas. El mosto que se obtiene del sangrado procedente del depósito se conduce a madera nueva de roble americano y francés, más presencia del primer tipo, iniciándose el proceso de fermentación que desemboca con una maduración sobre lías de tres meses, con regulares removidos.
En copa parada asoma un cromatismo amarillo pajizo intenso y brillante con algunas insinuaciones doradas, facilita en la proximidad aromática sensaciones cítricas, con recuerdos de piña y ciruelas claudia, un guiño que escenifica nostalgias de membrillo, pétalos de flores amarillas, especiados dulces y flan de caramelo, compleja fragancia que demuestra buen equilibrio. La influencia de la madera de roble se deja ver pero siempre por detrás de la fruta.
Boca suave en el arranque, se percibe la fruta y un apunte de frescura, despliegue de la línea de acidez, untuosidad y notable influencia de las lías, envolvencia y persistencia.
La retronasal abunda en evocaciones de limón, ciruelas claudia maduras, piña y membrillo, finas vainillas, una brisa de caramelo y frutos secos, nota láctica y fondo balsámico, con memorias florales amarillas en el perímetro.
Lo caté y degusté acompañado de un arenque ahumado y gentilmente infusionado con óleo, en el establecimiento DO Laurel, localizado en el número cuatro de la culinaria calle logroñesa del mismo nombre. Buena pareja y muy placenteras conclusiones.
Califico esta añada 2013 del Daimon blanco de Oscar Tobía como muy recomendable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario