viernes, 20 de mayo de 2016

Vicente Giráldez Fernández Adega Alecrín O Rouso




De nuevo mi agradecimiento a Vicente Giráldez por su desinteresada colaboración con este espacio divulgador de la cultura del vino, esta vez con la presencia en el blog del O Rouso, un vino de la denominación de origen Ribeiro, que he compaginado con un pincho tradicional en la culinaria de tapas bilbainas, un clásico del Bar Eme, su sabroso caviar. 
Tras el descorche y el primer servicio en copa observo un cromatismo amarillo brillante dorado e intenso, con aromas en nariz que asocio con nostalgias de fruta cítrica, guiños tropicales ligeros, matices de segunda instancia que declaran pétalos florales blancos y amarillos, con una senda herbal muy ligera y con un perímetro aromático que deja escapar recuerdos balsámicos.
Afronta la entrada en boca con un signo goloso, la fruta aparece acreditada con longitud, buena traza de acidez, hay media envolvencia y una seña de comedida persistencia. Tal vez sea uno de esos vinos a los que, al menos en esta edición de cosecha, pudiera pedirle más llegada.
Retronasal que habla de limón y pomelo, piña y peras de agua, con débil sensación que recuerda a membrillo y nostalgias de ortiga blanca y madreselva. Anisadas balsámicas notas que redondean el conjunto, cierta salinidad atlántica que sin embargo se dibuja con timidez. Insisto en que me hubiera gustado un escalón más de profundidad.
En todo caso, un vino correcto, en el que a ciegas, he creido vislumbrar la presencia de la treixadura a solas, ó en todo caso con mayor proporción que cualquiera otra varietal.
Con ese pincho del Bar Eme de la calle General Concha de Bilbao, desde luego muy motivador incluso con mi queja amable sobre su llegada y alcance.
Lo califico como recomendable.
Tal vez sea de todos los vinos del colleteiro Giráldez que he catado, el que más corto se me queda.


No hay comentarios:

Publicar un comentario