miércoles, 18 de mayo de 2016

Herencia Altés Rosé 2012




Bajo el mando enológico de Jaume Clúa y con el apoyo externo del francés Claude Gros, prolífico profesional de la enología originario de Languedoc-Roussillon, surgen en zona vitivinícola catalana de Terra Alta, referencias como esta, reunidas en torno a la bandera de Herencia Altés.
El vino rosado de este dominio, en su edición de añada 2012, se elaboró con uvas de la casta garnacha negra, con una vendimia anterior a los racimos utilizados para la referencia monovarietal de la misma casta pero en versión de vino tinto. Prensado del fruto ya en bodega y maceración con pieles durante un periodo de entre dos y tres horas. Fermentación alcohólica bajo control de temperatura, en depósitos de acero inoxidable.
En copa parada rubrica un cromatismo rosa asalmonado de buen brillo e intensidad, con matices cobrizos y piel de cebolla, abundantes nostalgias de frutos rojos en la proximidad aromática, amplio en su prolongación, con notas florales de segundo plano y un eje cítrico suave que enlaza ambos descriptores. Balsámicos de fondo que prolongan el perfume.
Boca sabrosa, la entrada afirma un punto cítrico y una buena acidez, despliegue de frescura y una seña de media untuosidad, volumen y siempre retornos frutales en el avance, aportando por detrás de esa sonrisa que desarrolla la acidez, un guiño goloso y dulzón como firma varietal de la garnacha.
Buen recreo de persistencia, con la retronasal hablando de cerezas, fresas y grosellas, frutos de la granada, cáscara de naranja, y una suave extensión en donde apunto pétalos de rosas rojas y blancas, acabando en una mueca balsámica que completa y prolonga su expresividad.
Lo califico en esta añada 2012 entre muy recomendable y más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario