martes, 10 de mayo de 2016

Gastronomía : Saucisson Boneta en La Koxkera Donosti.




Visité a mis amigos Lorena Arteaga e Iker Uranga en su nuevo proyecto localizado en plena esquina de la calle Fermín Calbetón, en la parte vieja donostiarra. Y lo hice porque además de estar ayudándoles con mucho gusto a la hora de seleccionar su carta de vinos para ofrecer a los clientes del establecimiento, La Koxkera, un clásico del bacalao en Donosti, que ellos han renovado con buen gusto y criterio, siempre es un lujazo para quien estas líneas escribe bucear en gracias gastronómicas y caprichos culinarios. En esa dirección está enfocado este colmado en el que se pueden encontrar desde huevos camperos auténticos de Rioja, a quesos de diferentes procedencias y elaboraciones, pasando por conservas de pescado y vegetales, cervezas artesanas y pan de idéntica categoría, sidras, vinos blancos, espumosos y ese bacalao de Islandia, manejado con indudable estilo por Iker y Lorena. Y entre las referencias que descubrí con curiosidad se encontraban las Boneta, salchichón peculiar en la presentación de pequeña rueda similar a un queso de cabra y de sabrosa textura carnosa interna. Disponen de dos formatos, una dupla formada por el Saucisson de la fotografía que incorporo y otro que añade piment d'Espelette, dotado de cierta gracia picante. Embutido que se abre de la forma que uno prefiera, y que pese a las indicaciones de Iker, en mi casa fue cortado en clave quesera. Doy fe de que poco duró y que dimos buena cuenta de él, porque cuando la estampa se acompaña de un buen sabor, los sentidos se sienten agradecidos. Magro y grasa de cerdo, especias, sal y ajo, con una cubierta gris ceniza que da cuenta de un buen proceso de secado. Embutido aquitano que mis lectores podrán encontrar en La Koxkera, en ese rincón de la Bella Easo, calle emblemática de una parte vieja urbana que está llena de rincones en donde la tradición y el respeto por la materia prima dan cuenta de lo que algunos consideramos como un templo gastronómico digno de visita y admiración. Lorena e Iker ya han puesto su grano de arena personal. El trabajo es un hecho, la suerte llegará en manera de fiel clientela.  La propuesta lo merece. A mí no me cabe duda. Ya lo saben, La Koxkera. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario