sábado, 21 de mayo de 2016

Domaine Carterole Esta Fête 2015




Mi agradecimiento a Caroline Roque y a su marido Joachim, por su desinteresada colaboración con este espacio divulgador de la cultura del vino, mediando el envío de esta muestra de su referencia Esta Fête en edición de añada 2015, al objeto de mi cata y análisis personal.
Dominio que cuenta con una hectárea de viñedo localizada en las inmediaciones de Collioure, buscando en sus elaboraciones un respeto al entorno y utilizando manejos naturales en las labores agrarias. Me comentaba Joachim en un mensaje privado a través de las redes sociales que este vino tinto se elabora sin sulfitos añadidos, aunque la etiqueta declare lo contrario, cuestión esta que no me ha quedado clara,  y que contiene fruta de las castas varietales garnacha negra, gris y blanca, ochenta por ciento, dejando la parte restante para uvas de carignan.
Acredita una maduración de seis meses en barricas de madera de roble francés de varios vinos.
Y estamos delante de un vino peculiar desde el primer minuto, cromatismo que en copa parada desliza tonos apicotados de notable condición, con reflejos púrpura, recuerdos aromáticos que se inician resueltos y con señas de frutas rojas maduras, engarzadas con fragancias procedentes de la madera de la crianza, la cual en algunos instantes de la proximidad olfativa desluce en alguna medida su personalidad frutal. No la enmascara, pero sí le da algún apunte distorsionante, apunto sensaciones jabonosas. Es un vino, que debo manifestar, me ha desconcertado. Es probable que con el uso de una madera de mayor calidad, la expresión de la fragancia pudiera tener mayor franqueza en la distancia corta.
Por lo demás, hay algún guiño cítrico, alguna impronta balsámica, y en una segunda cercanía nasal algunas nostalgias de flores rojas, distantes. La fruta roja plantea su personalidad, aunque insisto que tal vez el tipo de madera utilizada en la crianza, no le hace justicia.
Boca que abre con fluidez, acidez de media intensidad, notas golosas en el avance, con los taninos suaves, poco apreciables, media persistencia y ese punto de maquillaje, influencia de la barrica, que personalmente no me agrada. La retronasal habla de frutas rojas, siempre con la sombra de notas jabonosas, de flores y balsámicos, estos dos testigos algo rezagados.
Creo que podría ser un vino más que correcto, con la presencia de una madera más cuidada en su periodo de crianza. Lo califico en esta añada 2015 entre aprobado y recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario