sábado, 14 de mayo de 2016

Cosecheros de Labastida Montebuena Tempranillo 2015



Durante una reciente visita a la bodega Solagüen, Cosecheros de Labastida, en donde fui atendido primero con amabilidad y después con todo lujo de detalles y explicaciones por su enólogo Manuel Ruiz Pedreira, pude catar varias de sus referencias, comenzando hoy mi exposición en el blog con este vino monovarietal de la casta tempranillo en su edición de añada 2015. Bodegas Montebuena es una marca del grupo Araex, elaborado en esta bodega que utiliza viñas de cien socios, asentadas en varias zonas de la Rioja alavesa. Influencias del Ebro y de la Sierra Cantabria, en un vino fresco, trazado con un perfil de lozanía con la pretensión que me traslada Manuel de que la fruta y la identidad varietal siempre estén bien representadas, sin máscaras ni concesiones a la duda. Fruta que procede de una vendimia manual en cepas situadas a una altitud media de entre cuatrocientos cincuenta y quinientos cincuenta metros, con proceso de vinificado que incluye un despalillado inicial y un macerado prefermentativo, posterior fermentación alcohólica bajo control de temperatura y sangrado del vino tras una maceración que pasa por poco de los diez días. Maloláctica espontánea, clarificación y embotellado. Vino tinto joven de la denominación de origen Rioja que en esta edición de cosecha 2015 plantea en copa parada un cromatismo apicotado de buena intensidad, con reflejos purpúreos. Nariz que llega con recuerdos aromáticos de fruta roja y negra en sazón, perfume de segunda instancia que plantea lácticos menores y una brisa balsámica más intensa, que redondea su expresión olfativa y que aporta al vino una seña varietal prolonga y afable. Tiene un buen equilibrio equiparable al perfil del vino joven que estoy catando. Boca jugosa, buen tono de frescura, la fruta madre siempre predominante, longitud y alcance en su despliegue de sensaciones, maduro y fino, con franca traza de persistencia. Equilibrada acidez, y en su retronasal nostalgias de cerezas y fresas, moras, con una muy suave punta floral roja y un lecho cremoso no muy pronunciado, nata y fresas. Perímetro de cierre balsámico, regaliz, con un sello de sapidez que se recrea al final. Lo califico en esta añada 2015 entre recomendable y muy recomendable. Afirmado y afinado. 






No hay comentarios:

Publicar un comentario