jueves, 19 de mayo de 2016

Celler Arché Pagés Notenom 2015



Garnatxa negra del Empordá, con las credenciales de una bodega familiar cuya tradición de campo y bodega se remonta al año 1894 y que desde 2004 elaboran vinos propios, entre los que se sitúa este juguete, bautizado como Notenom, un monovarietal lozano, que he podido catar en su edición de cosecha 2015. Comienzo con la anécdota, el diseño de la etiqueta es obra de la hija pequeña del propietario, sin duda un valor artístico añadido que a mi juicio merece reconocimiento y aplauso.
Vino tinto cargado de notas festivas, amplio en sus modos frutales, tonos fluidos en su cata con la golosa seña identitaria de la garnacha bien representada y dentro de un perfil juvenil magnífica expresión, en copa parada cromatismo apicotado de notable intensidad, reflejos violaceos e insinuaciones purpúreas, con los recuerdos aromáticos que delatan fresas de mata y cerezas, un guiño floral y especiado que abre paso a una escena con suaves nostalgias balsámicas. Muy, pero que muy varietal en su declaración olfativa.
La boca abre con jugosas muecas, amplio en su extensión, fluido en el avance, con la fruta madre cercana y afable, sincera, hay buen tono de concentración, taninos golosos y pulidos, de la simpleza hace virtud. De vez en cuando da gusto catar vinos simples pero certeros.
Buena seña de persistencia, de nuevo muy, pero que muy varietal.
En la retronasal surgen evocaciones de cerezas, fresas y algún pétalo floral rojo, con una brisa marcada de pimienta y un fondo que habla balsámico, ligero regaliz.
Lo califico en esta añada 2015 entre muy recomendable y más que muy recomendable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario