domingo, 15 de mayo de 2016

Bodegas y Viñedos Labastida Solagüen Viura 2015





Segunda de las referencias catadas durante mi reciente visita a la cooperativa de cosecheros de Labastida, en donde fui amablemente atendido por su enólogo Manuel Ruiz Pedreira, hecho que quiero destacar y agradecer en estas líneas. Ruiz Pedreira es además de un profesional del vino, un excelente fotógrafo que acumula en sus alforjas, entre otros, el galardón Ciudad de Haro de imágenes relativo a la edición 2008.
En lo que respecta a este vino blanco monovarietal de la casta viura, blanca perla de Rioja, fruta procedente de viñas que acreditan una edad media de cuarenta y seis años, situadas a una altitud de entre quinientos y quinientos sesenta metros sobre el nivel del mar. Suelos arcillosos calcáreos con algún componente aluvial cuando la cepa está próxima a la ribera del Ebro. Vendimia manual, despalillado y estrujado suave cuando el fruto llega a bodega, maceración con hollejos en frío de veinticuatro horas, siguiendo con una separación del mosto por gravedad y un decantado que lo conduce al inicio de la fermentación alcohólica en depósitos de acero inoxidable bajo control de temperatura, proceso que se prolonga durante veinte jornadas. Cuando esta finaliza se lleva a cabo un battonage, removido de lías en depósito, al que suceden un trasegado y una clarificación, previas al embotellado final.
En copa parada manifiesta un cromatismo amarillo pajizo brillante con reflejos acerados y algún tímido verdoso, nariz muy en clave de franqueza varietal, afirma cítricos, fruta blanca de hueso y semilla, flores blancas y balsámicos que se recrean sobre un tenue guiño láctico. En una segunda cercanía a los registros aromáticos ya mencionados, se le añade un punto herbal menos marcado.
La boca abre con jugosa expresión de fruta, línea prolongada y equilibrada de acidez, despliegue de frescura, escenifica en buen modo la influencia de las lías, senda untuosa en el avance. Abre un buen tono de persistencia y arma en la retronasal nostalgias de pera de agua, limón, ciruelas claudia y melocotón de viña, pétalos de flores, ortiga blanca, hinojo y brezo, aportando en el final una nota que relaciono con un sello silvestre que prolonga su intensidad expresiva.
Lo califico en esta añada 2015 como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario