miércoles, 25 de mayo de 2016

Bodegas Vivanco Crianza 2011




Mi agradecimiento al director de relaciones institucionales del Museo Vivanco, Alberto Calvo, por su desinteresada entrega en mano de esta muestra del vino tinto crianza de la bodega en edición de añada 2011, que estaba acompañada de otra botella de la referencia reserva referente a la cosecha 2010, sobre la que ya escribí en recientes fechas tras su pertinente cata.
En lo relativo a esta etiqueta, que ya ha aparecido publicada en este blog en otras versiones de añada con anterioridad, se elabora de modo monovarietal con uvas de la casta tempranillo, procedentes de vendimia en parcelas de Briones, acreditando las viñas una edad media de entre quince y veinte años, estando asentadas en suelos de componente arcillo ferroso. Ya en bodega se procede con un suave estrujado del fruto, posterior encubado por gravedad en tinos de madera de roble francés, continente en donde se llevan a buen término la fermentación alcohólica y un macerado con hollejos bajo control de temperatura, mediando remontados en el devenir de veinte días. Fermentación maloláctica en idéntico continente que precede a una maduración de dieciséis meses en barricas de madera de roble francés y americano, trasegados regulares y un afinado en botella de seis meses más antes de su salida al mercado.
En copa parada defiende un cromatismo apicotado de notable intensidad, con reflejos púrpura y grana. Nariz que asoma nostalgias de fruta roja madura, tonos de confitura, abriendo en segundo plano recuerdos ahumados y tostados unidos a un brote especiado dulce y a una seña láctica suave. Tiene un perímetro aromático balsámico y una huella que lanza memorias de frutos secos y fina ebanistería. Fragancia muy de la denominación, que da paso a una boca con arranque goloso y equilibrado, buena concentración frutal, con la acidez bien prolongada en una medida justa y apacible, con los taninos maduros y pulidos. Buena franqueza varietal en la persistencia, retronasal que habla de cerezas, guindas y ciruelas rojas, vainilla, lácticos y tostados, abrazando el fondo con un punto balsámico de regaliz y una evocación de almendra tostada.
Equilibrio y volumen, lo califico en esta añada 2011 entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario