martes, 17 de mayo de 2016

Bodegas Viñedos de Aldeanueva Torrealdea Rosado de Garnacha 2015


No suelo beber los vinos en vaso, pero lo cierto es que cada vez que uno pisa tierras guipuzcoanas, las costumbres populares afloran y en el caso que hoy reflejo en este blog, no fueron una excepción. Tienen en aquellos lares el uso habitual de tomar los café con leche y algunos vinos en formato de vaso, y como el dicho allá donde fueras, haz lo que vieras hay que cumplirlo en algunas ocasiones, la excepción a mi norma, surgió de un modo más ó menos espontáneo.
El Torrealdea rosado en edición de añada 2015 es ya un clásico entre mis referencias habituales, tal vez por el hecho de ser un rosado monovarietal de la casta garnacha, circunstancia esta que lo coloca entre uno de mis predilectos cuando de cambio de añada se trata. Mi cercanía familiar con la zona de la Rioja Oriental elevan las probabilidades de que pueda disfrutar cosecha tras cosecha de esta etiqueta, que compite en la bodega cooperativa con el Azabache rosado.
Son ambos vinos rosados monovarietales de esta casta, que se elaboran mediando un sangrado, obteniendo el mosto que fermenta en depósitos de acero inoxidable bajo control de temperatura.
En copa parada define un cromatismo rosa frambuesa intenso con algunos reflejos cobrizos brillantes, anunciando en la proximidad aromática recuerdos de fruta roja en sazón, guía cítrica suave, menor condición floral, alguna traza herbal ligera y en el perímetro de la fragancia un tono balsámico que acompaña los retornos frutales. En una segunda cercanía olfativa recojo las nostalgias cítricas ya mencionadas, con un criterio más personalizado, en piel de naranja.
La boca es amable, profusa en el avance, con la fruta siempre en primer término desplegando frescura, buena traza de acidez, prolongado, tiene una buena llegada. De las últimas añadas que he catado de esta misma etiqueta, creo que es esta la mejor. Siempre pedí al Torrealdea un punto más elevado de alcance final y creo que esta edición de vendimia 2015 logra ese objetivo.
La retronasal abunda en cerezas, fresas y ciruelas rojas, con la identidad varietal trasladada en un testigo cítrico de piel de naranja, avanza en nostalgias florales rojas y blancas, con el fondo marcado por un punto de resinas e hinojo, aunque en segundo plano, dejando que las evocaciones de la fruta sean las imperantes.
Buena relación calidad precio, en un vino rosado que califico en esta añada 2015 entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario